Ir al contenido principal

Domingo de cine

Este domingo 24 de febrero me acerqué al centro comercial Metro Center, ubicado en la avenida Baralt, justo en una de las salidas del Metro en Capitolio, el sitio estaba lleno de personas, en su mayoría jóvenes veinteañeros. Es interesante ver cómo en Caracas las personas utilizan estos espacios para distraerse. Los parques y las plazas ya no funcionan como lugares públicos. Los edificios comerciales conforman el nuevo estilo de diversión de los capitalinos. Al entrar se nota la presencia coercitiva de los vigilantes privados quienes observan con vehemencia a los transeúntes. Yo me dirigí a los cines que quedan en el piso verde (los vigilantes lo llaman así), mi intención era ver un documental venezolano titulado MARÍA LIONZA, ALIENTO DE ORQUÍDEAS.

Cuando llegué en compañía de un amigo a las salas, me puse a hacer la cola para adquirir las entradas, cuyo costo fue de 10 Bs. F. Durante la espera en la fila me percaté de algo. Todas las personas que entarian a cualquiera de las salas llevaban consigo un enorme vaso de cartón lleno de cotufas y un vaso enorme de pepsi cola. Extraña combinación. Los estómagos seguro se inflaman. A los caraqueños les fascina seguir una moda. Todos tenían sendos vasos de cotufas y pepsi cola. Yo me sentí como un alienígena. Porque detesto la pepsi y coca cola. Mi amigo pretendió comprar unas gomitas, la vendedora le dice que se venden por kilogramos, él acepta y le pide 250 grs., la chica muy amble se las despacha, pero ¡Oh! ¡Sorpresa! Las poquísimas gomitas tenían un costo de 4 Bs. F. ¡Una exageración! Por supuesto mi amigo no aceptó y entramos a ver a María Lionza...

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Un haiku:
Loco escribí cortinas
de
poesía en llamas.
A.G.

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…