Ir al contenido principal

¿Qué quedó de Catia?

Yo me crié, y a mucha honra en la zona popular de Catia, específicamente en la subida que da a la avenida principal de Alta Vista. Por cierto, de allí fue el escritor venezolano José Ignacio Cabrujas, quien me parece que fue uno de los pensadores de la ciudad más prolífico y lógico que luego entró en el mundo de del dinero fácil de la televisión sin desmejorar su escritura (otros piensan que empeoró su pensamiento); en fin yo fui criado en la la avenida Sucre y fui muy feliz. El lugar donde viví es una urbanización hecha por Eugenio Mendoza para la clase emergente de trabajadores que se fueron movilizando socialmente gracias a los mal pensados cuarenta años de los partidos políticos AD y COPEI.

Las plazas están llenas de árboles y de rosas, sí señores, sembradas de rosas y de araguaneyes, los hermosos árboles venezolanos de follaje amarillo. El clima de Catia era sumamente frío. El ambiente era neblinoso. Las personas que allí habitabamos eramos personas pobres, pero muy decentes y organizadas. El vecino saludaba al de al frente, en diciembre se intercambiaban hallacas, comida típica de navidad en mi país, dulce de lechosa, "leche de burra" o ponche crema. Esas fueron pequeñas bagatelas. No digo que el pasado fue mejor. Siempre hay que acostumbrarse a los cambios dinámicos de la urbe, aunque no lo deseemos. Antes había muy pocos ranchos y muy pocos imigrantes colombianos hasta que el Sr. Carlos Andrés Pérez los trajera como una supuesta fuerza de trabajo, ahora Catia parece una ciudad de Cucuta, sólo se escucha por las calles y en las cornetas de los buhoneros música de vallenatos. Las palabras típicas de Caracas se han ido sustituyendo por otros vocablos. Por ejemplo, ahora los buhoneros hablan de maduros, en vez de platanos, nombran a la lechosa como papayas. Ahora la grosería más fuerte es la típica colombiana "hijo de puta" y no el sabroso venezolanismo "coño de madre". ¿Dónde está Catia?.

Aquellos señores que vendían raspados de hielo con sabores de frutas tropicales no existen. Las calles están cundidas de basuras y de excrementos y orines. Existen en una misma calle alrededor de tres a cuatro paredes de jeeps de rutas troncales llenos de personas alejadas del gentilicio caraqueño. Los árboles de Catia sirven para guindar la mercancia ilegal que venden los vendedores ilíctos que no pagan impuestos. Hay demasiada droga. Catia aún no desaparace, ella lucha como Don Quijote contra los molinos de viento de la vorágine y de la inconciencia gubernamental y de la gente común.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hola Bruno. Hacía tiempo que no pasaba por tu "ciudad escrita", que no paseaba por Caracas.
Hoy solo se me ocurre dejarte un breve poema de David Eloy Rodríguez:

"El problema ahora
es que hay muchos vigilantes
y pocos locos.
El problema ahora
es que la jaula está
en el interior del pájaro"

De "Miedo a ser escarcha"
A.G.
bruno mateo ha dicho que…
¡Qué interesante ese pequeño poema!

Gracias por tu comentario...
Héctor ha dicho que…
Excelente post. Y lo mejor es que tienes esperanzas. Que es posible que todo tarde en arreglarse (tendrían que cambiar muchas cosas, entre ellas el pensamiento de sus habitantes), pero ya tener esperanzas es algo bueno. Estaré pendiente de volver.

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…