Ir al contenido principal

Premios Municipales año 2016

María Alejandra Telliz como Mejor Actriz 2016

Los primeros actores afrovenezolanos María Alejandra Telliz y Ángel Pájaro ganaron los Premios Municipales de Teatro Cèsar Rengifo 2016 por sus trabajos destacados en los espectáculos El largo viaje hacia el Edén, de José Gabriel Núñez, y La crema y nata, de Elvis Chaveinte.

También fueron adjudicados los otros premios municipales en los renglones de:

Mejor Producción: Yo, Federico, del TNJ Caracas que dirige Héctor Becerra.

Mejor Dirección: Juan José Martín por  El feo

Mejor Obra infantil: Maria Moñitos de Miguel Tremont.

Mejor Obra de Teatro Académico: Éxodo de la Fundación Circo Nacional de Venezuela.

Mejor Texto: Callejera  de Luis Vicente Gonzalez.

Mejor Actriz de Reparto: Valentina Cabrera por Cuentos nocturnos.

Mejor Actor de Reparto: Oswaldo Maccio por Piel mercurio.

Mejor escenografía: Ricardo Morales por Las noches celestiales de la señora Rasch .

Mejor Vestuario: Josmary Gonzàlez por La ópera de tres centavos.

Mejor Iluminación: Geronimo Reyes por El feo.

Mejor musicalización:  Fernando Garantón por Contra la democracia.

Mejor Música Original: Pibo Marquez por Maafa.
 
El jurado aprobó una distinción honorífica para Norma Monasterios y otra para recién fallecido Rafael Serquera, valioso escenógrafo.

Estos galardones fueron decididos por el jurado que integraron Ingrid Evelyn Ross Aguirre, Trino León Rojas, Adolfo Jose Nitoli Arguello, Teófilo Umiles Escalante Arellano y E.A. Moreno-Uribe.

Vale la pena destacar que estos premios, que serán entregados en ceremonia organizada por el Concejo del Municipio Libertador de Caracas, tienen además una apreciable compensación económica,

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…