La flor huérfana (1996) (Del libro "A orillas del pensamiento")


Por Bruno Mateo

¿De quién es esta flor?
¿De quién podrá ser?
Estaba sola
sin nadie a su alrededor
el hallazgo lo sorprendió.
En el andén del tren a la misma hora convenida de todos los días
¡No hay nadie!
¿Y la flor? ¿Quién la abandonó? ¡Era bella!
De un extraño color
sus delicados pétalos emanaban su perfume
¡Se escucha el tren!
Era un botón dorado en el paisaje de plomo;
el hombre atónito buscó una explicación,
alguien la olvidó
¡Se acerca!
Pero la criatura huérfana merecía su atención
¡No tengo tiempo!
Y a una distancia prudente se alejó
la corneta del tren hizo su aparición
todo el ambiente de perfume se inundó;
las puertas abrieron
tragaron a ese señor,
se selló la salida: él se marchó

y la flor con tristeza apagó su color.

Comentarios

Entradas populares