Ir al contenido principal

Crítica sobre el montaje de “La ópera de tres centavos”



Por @bruno_mateo



En la sala Anna Julia Rojas de la Unearte en Bellas Artes, Caracas, se presentó el día jueves 30 de octubre de 2015 la pieza “La ópera de tres centavos” textos de Berltolt Brecht y música de Kurt Weill, adaptación del dramaturgo Elio Palencia con la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas, dirección musical de Rodolfo Saglimbeni, la dirección artística y puesta en escena de Miguel Issa; producción general de Williams López para la Fundación Rajatabla con un duración de 2 horas 20 minutos. Las actuaciones corresponden a Domingo Balducci (Mackie Navaja), Fabiola Arace (Polly Peachum), Diana Peñalver (Señora Peachum), Adolfo Niottli (Señor Peachum), Pedro Pineda (Reverendo Kimball), Francisco “Paco” Díaz (Maestro de ceremonias), Simona Chirinos (Jenny), Adriana Bustamente (Lucy), Wilfredo Cisneros (Brown). El estreno se llevó a cabo el día miércoles 28 de octubre de 2015 con ausencia de la crítica.

Con una grandilocuente presencia de la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas nos recibe la puesta en escena de este nuevo montaje, después de casi 45 años cuando se montó por primera vez “La ópera de tres centavos en  los predios de la Ucv a cargo del Teatro Universitario dirigido por Herman Lejter, lo que implica dentro del significante de la puesta un impacto visual y auditivo muy poderoso y atractivo para el público; tan eficaz fue este elemento que hacía que las voces de los actores-cantantes se perdiera en el vacío, en muchas ocasiones, es más, algunas letras  no se oían, lo que repercutía negativamente  en la atención del público. El elemento coreográfico fue un acierto dentro de la dinámica de la planta de movimientos amén del diseño de la iluminación que colaboró para ella. Tal vez, el hecho de que casi todas las escenas se desarrollaron en el primer plano (proscenio) hizo que, visualmente, se percibieran planas, también colaboró para ello, las actuaciones, que no lograron esa ironía, a veces, sarcasmo feroz, que tiene el texto de Brecht. El personaje de Mackie Navaja lució un tanto ligero, sin profundidad interpretativa, había un cuidado, necesario por demás, del fraseo del canto, de la armonía y de la melodía, no obstante, se requiere una pasión al interpretar los textos que, en este caso, estuvo ausente. El personaje de Polly Peachum a cargo de Fabiola Arace convenció al público por su vigorosa voz al cantar desde la primera escena durante la boda cuando se monta en la mesa. Una escena que arropa al público y lo hizo disfrutar fue la de las dos mujeres, Polly y Lucy, frente a la cárcel al visitar a Macky Navaja. Adriana Bustamante y Fabiola Arace atraparon a la audiencia por sus interpretaciones. Un llamado de atención nos produce Diana Peñalver con su Señora Peachum, la construcción del personaje nos sorprende, nos mueve del letargo del asiento. Un destello de luz dentro de la monotonía del montaje, igualmente nos ocurre con Simona Chirinos y, en momentos, Adolfo Nittoli. 

Sin embargo, pienso que en cualquier puesta en escena, por muy aparatosa que sea, debe recaer en las actuaciones y, en esta versión de “La ópera de  tres centavos” no hubo esa responsabilidad. No se vio ese estudio del texto de Brecht, el cual, está cargado de crítica social, mediante la ironía y el sarcasmo desparpajado de sus personajes y de las canciones, verbigracia cuando dice “Robar un banco es un delito, pero más delito es fundarlo” o “Primero va el comer luego va la moral”. 

Aplaudo que el grupo Rajataba trajera a Caracas piezas de esta envergadura que tanta falta hace al público ignorante de los grandes escritores del siglo 20.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…