Ir al contenido principal

¿Qué estarías dispuesto a hacer por obtener “El crédito?

Basilio Álvarez y Antonio Delli

Por Bruno Mateo
@bruno_mateo
@avencrit

El grupo Skena de Caracas vuelve a escena con la pieza del catalán Jorge Galcerán “El crédito” con las actuaciones de Basilio Álvarez y Antonio Delli para una de las salas del Centro Cultural BOD en La Castellana con la puesta en escena de Armando Álvarez, vestuario de Eva Yvanyi y la iluminación a cargo de  Francisco Cuervo.

El montaje de una hora cuarenta minutos nos muestra una relación bastante peculiar ente un solicitante a crédito y el gerente de un banco; una dramaturgia sencilla en cuanto  a los elementos de conflicto (el solicitante promete seducir a la esposa del gerente si éste no accede a otorgarle el crédito); esta premisa sirve para desarrollar la historia con diálogos amenos, directos y cercanos a la cotidianidad, en donde las interpretaciones de Basilio Álvarez y Antonio Delli están servidas para llevarnos de una manera hilarante el discurso de Galcerán.

Las interpretaciones de los actores nos atrapa enseguida, ya sea por la veteranía del oficio como por la energía que emanan en el escenario; vemos a un Basilio Álvarez seguro en el pequeño escenario que por su trabajo actoral nos los transforma en una oficina de cualquiera entidad bancaria del mundo, a pesar de que el lugar es, en realidad, un auditorio, sin embargo el actor juega con las palabras, gestos, voz y sonidos para construir un verdadero “pedidor” de crédito de  oficio; por parte de Antonio Delli, observamos  a un individuo que, a pesar de ser un gerente de un banco, es una persona insegura,  con poca inteligencia emocional, vemos a un Delli en un personaje cómico, risible que a veces nos causa “lástima” por ser tan inocente. Ambos logran una vinculación íntima que detona en unas excelentes actuaciones.

La puesta en escena de  Armando Álvarez nos refuerza esa relación intimista de ambos personajes, logra hacer del espacio frío del auditorio que sirve como espacio escénico, un lugar cálido por la relación humana a flor de piel.

El crédito” es una pieza jocosa por sus diálogos y por la situación de enredo (típica de la buena comedia). Altamente recomendable para ser vista.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…