El historiador Carlos Edsel cuestiona el 28 de junio como Día Nacional del Teatro

Carlos Edsel
Entrevista hecha por Óscar Acosta (Todos adentro)


El historiador Carlos Edsel cuestiona el 28 de junio como Día Nacional del Teatro

 
El Libertador era aficionado y protector del teatro”


Un decreto con el  cual Bolívar licenció la construcción de un teatro en Caracas,  sirve de argumento a la propuesta de cambiar la fecha que conmemora la escena venezolana

Hace ya 36 años, el historiador Carlos Edsel se le apareció a César Rengifo, con quien conversaba habitualmente sobre teatro e historia, con un legajo de apuntes y copias de documentos históricos. El objeto del encuentro fue consultarle al respetado dramaturgo y pintor, basándose en alegatos sólidamente comprobados, sobre la pertinencia de cuestionar la fecha del 28 de junio como Día Nacional del Teatro. El asunto no era poca cosa, pues se trataba de adversar el decreto presidencial  que estableció la efemérides, emitido el 13 de junio de 1978 por Carlos Andrés Pérez. La respuesta de Rengifo a Edsel fue lacónica y terminante: “Debes hacerlo”.

Nos dice, pruebas en mano, este tenaz investigador: “El Día Nacional del Teatro fue promovido por el actor Luis Pardi y la señora María Teresa Castillo, para ese entonces directora del Ateneo de Caracas, quienes venían desde hace muchos años tratando de fijar una fecha para conmemorar las artes escénicas nacionales. Creo que fue el profesor Manuel Pérez Vila  quien les dio la información de que el documento más antiguo que se conocía sobre el teatro en nuestro país era un acta del cabildo caraqueño del 28 de junio de 1600, en el que las autoridades ordenaban la representación de una comedia. Sin embargo, en otro documento de 1595, también del cabildo, fechado el 8 de mayo de 1595, se asentó: ´Mandase al maiordomo de esta ciudad tenga cuenta que se haga algún regocijo de alguna danza y comedia para este año el día de corpus christi y gaste lo que fuere necesario´. En agosto del mismo año, Melchor Machado solicita se le paguen honorarios por la danza realizada en esta festividad religiosa, lo que da constancia de que el mandato de las autoridades para el día de corpus fue cumplido. Hablé con Pardi y le dije que bastaba para notar la inconsistencia con revisar las investigaciones de Juan José Arrom y el cronista  de Caracas, Enrique Bernardo Núñez, quienes señalaron 1595 como la fecha  datada mas antigua del teatro en Venezuela.”


Edsel continua sin parar, soltando un arsenal de argumentos. Refiere, citando a Guillermo Meneses, que a Garci González de Silva, uno de los conquistadores españoles que logró vencer a los indígenas y en ese momento uno de los alcaldes ordinarios de la ciudad de Caracas, se le tenía “por amigo de poesías, danzas y comedietas” que  representaba  en la plaza Mayor, cuando se ordenó la representación teatral de 1595 , tal vez con la intención de invocar la protección de los santos patronos de la ciudad San Mauricio, San Jorge y Santiago Apóstol, para alejar una plaga de gusanos que, desde un año antes, asolaba las plantaciones.

 
Bolívar protector del teatro

 Pero este historiador no se conforma con sus críticas, sino que, en época de cambios y rectificaciones históricas, se atreve a relanzar una propuesta: “Tenemos que imponerle a la opinión pública la necesidad de cambiar el decreto que rememora el acta colonial del 28 de junio de 1600. Ante la falta de precisión y dudas sobre la fecha, así como en torno a la obra que debió representarse y que pudo haber sido un auto sacramental, he venido proponiendo desde hace muchos años que se establezca como Día Nacional del Teatro la fecha de un decreto que el Libertador Simón Bolívar emitió el 13 de noviembre de 1828, desde la ciudad de Bogotá, a pedido de dos empresarios caraqueños, Ambrosio Cardozo y José María Ponce, y en  el cual se concede licencia para la construcción de un teatro. Se trató del teatro que estuvo situado en la hoy llamada esquina de Coliseo, en La Hoyada. Esta fecha es más importante y significativa para la escena venezolana, porque debemos es celebrar el teatro nacional y no el colonialista que trajeron los españoles. El Libertador era aficionado y protector del  teatro; se ocupó de dignificar a los actores y emitió decretos favoreciéndolos en Lima, Bogotá y la villa de Potosí.”


Otras opiniones coinciden

La predica incesante de Carlos Edsel  durante años no ha sido en vano. Importantes y respetados personeros del teatro respaldan sus planteamientos. Consultamos a Orlando Rodríguez, docente e investigador del teatro latinoamericano por más de 60 años, quien manifestó: “La fecha que celebra el Día Nacional de Teatro debe ser tomada de algún hecho posterior a 1821, luego de la batalla de Carabobo, cuando comienza a consolidarse la  República”. Humberto Orsini, director y docente teatral, Premio Nacional de Teatro, se pronunció al respecto: “Estoy de acuerdo en modificar la fecha del 28 de junio. Debe tomarse otra con mayor significado para nuestro teatro. Pudiera ser la del estreno del drama Virginia, de Domingo Navas Spínola, que es la primera obra conocida y que fue escrita, con suficiente rigor dramático, una vez que comienza el período republicano, en 1824”. Carlos Herrera, crítico teatral,   docente y autor de dos libros analíticos sobre el el quehacer escénico criollo, afirma categóricamente: “No soy partidario de conmemorar ninguna fecha o efemérides que se relacione con los conquistadores. Debemos comenzar a revisar la historia y rehacer la visión de muchas cosas. El decreto del Libertador es muy apropiado para expresar y celebrar al teatro nacional; como hecho histórico, es un hito fundamental y puede ser tomado como punto de partida de la escena venezolana”.

 

FOTOLEYENDA: El investigador caraqueño argumenta sólidas pruebas documentales

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Entradas populares