Ir al contenido principal

EL TEATRO ARGENTINO ENGALANA LOS ESCENARIOS CARAQUEÑOS, EN LA FIESTA TEATRAL DE CARACAS, 2015‏


Por Hernán Colmenares

Invitado de  Honor  de la  IV Fiesta  Teatral de Caracas 2015, Venezuela

EL  TEATRO ARGENTINO    ENGALANA LOS ESCENARIOS   CARAQUEÑOS

Cinco agrupaciones del  teatro  bonaerense,  considerado una  de las manifestaciones  culturales más importantes  de Latinoamérica;  un ciclo de  teatro  en el  cine,  actividades  académicas y  la presentación  de publicaciones  especializadas  en artes  escénicas; conforman la participación de Argentina como Invitado de Honor  en la IV Edición del Festival de Teatro de Caracas (FTC), a realizarse  del 10 al 26 de abril, organizado por la Fundación para la Cultura y las  Artes, (FUNDARTE), en la  capital de Venezuela.

 ¡TODO EL MUNDO  A  ESCENA!

Con el lema “¡Todo el Mundo a Escena!” la 4ta Edición del Festival de Teatro de Caracas, desde  el 10  al 26  de abril  de 2015,  contará   con la participación de “La Mujer Justa”, Hugo Urquijo; “Terrenal”, Mauricio Kartun; “Othelo”, Gabriel Chamé Buendía;  “Cinthia Interminable”, Juan Coulasso junto a Jazmín Titiniuk;  y “Luba”, Magdalena Yhoma; cinco   excelentes propuestas teatrales argentinas, a la par de 17 compañías  de Bélgica, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile,  Ecuador, España,  Francia, Italia, Nicaragua, México, Uruguay y  179  agrupaciones  de  Venezuela.    Un  total de 320 funciones en 25 salas  de teatro y espacios abiertos,  como parte de una programación que ofrecerá espectáculos de sala, espectáculos de calle, espectáculos comunitarios,  infantiles, y una diversidad  de eventos  académicos.

TEATRO ARGENTINO  PARA  EL DISFRUTE

Por la multiplicidad de sus propuestas, en virtud de una constante  renovación en la escritura teatral,  amén  de la  exigencia  actoral, y una tradición de  experimentación, al teatro  argentino se le considera como uno  de los mejores del mundo.

La  IV Fiesta  Teatral de Caracas  2015,  permitirá  constatar la vitalidad, la originalidad y la calidad de la creación teatral argentina con la presentación de  cinco  disímiles puestas  en  escena.

 “OTHELO"

“Othelo”, de William Shakespeare.  Adaptación y dirección: Gabriel Chamé Buendía, alumno en sus inicios  de un director carismático como Juan Carlos Gené;  propone,  con esta obra sicológica, realista  e histórica,   reírse  de una tragedia, gracias a la actuación y la imaginación,  para  brindar un inolvidable Othelo,  apoyado en su visión de clown que le aportó el humor, y en un elenco integrado por Matías Bassi (Othelo), Julieta Carreras (Desdémona, Bravancio, Montano y Bianca);  Hernán Franco (Yago y el Duque) y Martín López Carzolio (Rodrigo, Casio, Emilia y Ludovico).     En otras palabras, la imaginación al servicio de la teatralidad.

Gabriel Chamé Buendía, quien transita  desde hace mucho tiempo  por los textos de Shakespeare, supo, en la puesta en escena de su versión de Othelo, encontrar, con claridad, las acciones más importantes,  que se manifiestan en los permanentes juegos de distanciamiento, donde los actores  entran y salen de sus personajes, se permiten reírse de ellos, cuestionarlos y volverlos a actuar. 
Chamé Buendía, acude a  la tecnología para subrayar escenas, e incluso el cuadro de Shakespeare también juega de referente.  El uso del espacio es otra característica, desde las entradas y salidas hasta las acciones que se proponen con las cortinas,  están muy  bien usadas, escénicamente.    Sin duda alguna, una puesta en escena  irreverente, en  la  mejor acepción de la palabra.   Teatro Bolívar, funciones: miércoles 15,  jueves 16  y viernes  17  de abril.   Horario: 18 hs  (6:00 pm)

 “CINTHIA  INTERMINABLE”

“Cinthia Interminable”, dirigida por Jazmín Titiunik y  Juan  Coulasso,  obra ganadora, en el renglón artes escénicas,  de  la Bienal Arte Joven Buenos Aires 2013/2014, representada  en el Festival Santiago a Mil, de Chile; que viene   de realizar  funciones, a sala llena,  en el Teatro Beckett de Buenos Aires, desde Noviembre de 2013.  Entre ellas,  una  especial, en febrero próximo pasado,  para los alumnos de la Escuela Superior de Teatro de Burdeos en Aquitania (Estba), Francia.

 “Cinthia Interminable”, una creación colectiva,   que muestra  a  tres hombres  y una mujer,  (personificados por Eric Mandarina, Germán Botvinik, Juan Fernández Gebauer y Marysol Benítez),  una familia tipo representada  de una manera atípica,  que  no llega  a ser un drama  ni tampoco una comedia.  Lo que  sí está  muy claro es el rol de cada uno en esa familia.  Los  espectadores  son testigos de su intimidad, representada a través del cuerpo y la gestualidad.  Un gran manejo de los cuerpos con movimientos repetitivos  y coreográficos.  Así  tenemos que “Margaret”, uno de los personajes, está  siempre callada y triste.  No habla.    Una voz  en off le dice lo que, probablemente, tiene en sus pensamientos, y así entendemos  su  tristeza.  Teatro Bolívar, funciones: lunes  20,  martes  21,   y  miércoles  22.  Horario: 18 hs. (6:00 pm)

“LUBA”

“LUBA”, con las  actuaciones  de Leonardo Murúa,  y María Zubiri,  escrita y  dirigida por Magdalena Yomha, quien insiste  en la adaptación teatral de textos literarios, con el entusiasta deseo de transformar al lector en espectador.

Magdalena Yomha, en  esta oportunidad  acude a la literatura de Ricardo Piglia y Roberto Arlt,  por la singularidad  de sus escrituras, para mostrarnos la historia del encuentro  de “Correa” (Leonardo Murúa), que  huye  herido, tras un mal golpe,  y “Luba”, (María Zubiri), una mujer hermosa, en la habitación de un burdel; tabla  de salvación, en el umbral  de un mundo posible, para dos arquetípicos personajes desesperados frente a un orden social opresor.  Una singular historia de amor.

“Luba” una inmigrante polaca, que llega en barco con la promesa de una nueva vida y  cae en una red de prostitución.  “Correa”, un apasionado del teatro, que se asocia con un  compañero tramoyista y organizan una célula revolucionaria, para atentar contra las salas teatrales dominantes, para devolverle al teatro su primitivo destino,  que  nos  recuerda la propuesta  de Antonin Artaud:  “devolver  al teatro  su  primitivo destino, y restituirle  su aspecto religioso y metafísico”.   Teatro  Principal, funciones: lunes 20, martes  21,  miércoles  22  de  abril.    Horario: 19 hs  (7:00 pm)

“LA MUJER JUSTA

“La mujer justa”, adaptación teatral, a cargo de Graciela Dufau y Hugo Urquijo,  de la novela homónima del periodista y escritor húngaro Sándor Márai, concebida en los años cuarenta  del siglo pasado, muestra un  excepcional  conocimiento de las emociones humanas, al desentrañar las perversidades de las diferencias sociales,  en una historia de pasión, mentiras, traición,  y  crueldad, presentes  en un  triángulo amoroso donde  ninguno de los involucrados encuentra la felicidad.

Tres  relatos, que  nos  muestran, de manera despiadada, el retrato de tres clases sociales: la alta burguesía (“Peter”, Arturo Bonin); la  clase media (“María”, Graciela Dufau),  y la  de los  campesinos pobres (“Judith”,  Victoria Onetto).  

Tres voces, tres puntos de vista, tres sensibilidades diferentes,  que  desde la estructura  de la  novela  asoman  una  gran teatralidad, y que en la  versión teatral con cada uno de los monólogos, interpretados magistralmente, por Graciela Dufau, Arturo Bonin y Victoria Onetto, secundados por Hugo  Urquijo (“Lazar”),  se resuelve satisfactoriamente.

Un verdadero reto, para  el director, Hugo Urquijo, de la agrupación Cooperativa La Mujer Justa, quien  le explicó a Jorge Dubatti (“Tiempo Argentino”, 10 de junio de 2012),  que al buscar un procedimiento escénico que les permitiera actuar y narrar, a la vez,  “recurrimos  al distanciamiento brechtiano: los personajes hablan con el público, narran y componen la escena que evocan, y esto le otorga una posibilidad de gran fluidez al relato. Por otra parte, los personajes, a la vista del público, esperan sentados en los laterales de la escena su entrada en la historia.”
En la escena  argentina, Hugo Urquijo, médico psicoanalista, docente y director teatral nacido en Buenos Aires,  (desarrolló su formación teatral como actor en Argentina con Augusto Fernandes y en Estados Unidos con Lee Strasberg), se ha caracterizado por una fina y certera  intuición para trasladar al escenario el universo de dramaturgos tan disimiles como Samuel Beckett, Harold Pinter o  George Bernard Shaw; no obstante, se  define como un apasionado del teatro del autor norteamericano, Tennessee Williams.

“La mujer justa”,  obtuvo el premio Teatro del Mundo 2012 como mejor adaptación (a cargo de Graciela Dufau y Hugo Urquijo) y mejor escenografía (de Eugenio Zanetti), además de recibir cuatro nominaciones a los premios ACE 2013 como mejor obra, mejor escenografía, Graciela Dufau como mejor Actriz, y Hugo Urquijo como mejor director.    Teatro Municipal,  funciones viernes 24, sábado 25 y domingo 26 de abril.   Horario: 17 hs (5:00 pm).

 “TERRENAL”  (PEQUEÑO MISTERIO ÁCRATA)

“Terrenal” (Pequeño misterio ácrata), escrita y dirigida por Mauricio Kartún, una  incursión en lo mitológico  y en la identidad argentina, especie de  relectura político teatral del Génesis,  de aquel “conflicto patronal de origen” entre Abel, Caín y  Dios”,  que  transcurre  en un lugar  atemporal, en un  descampado de la provincia  de  Buenos Aires.

 Una lectura inicial  del mito de Caín y Abel,  se  convierte en el disparador de un trabajo minucioso con la palabra y sus sentidos, como teatro político, poético y de ideas,  que, además, explora en las raíces de la historia y la cultura argentinas.

El  resultado es  un texto,  de  una notable  riqueza con los parlamentos precisos, donde la palabra  es la carta de navegación para  cada uno de los personajes.  Mauricio Kartún,  una  vez más, en su trabajo creador, concibe el texto y la dirección como un todo.

Y  como parte de  ese  todo,  encontramos   un  avezado elenco integrado por Claudio Da Passano,  (“Abel”); Claudio Martínez Bel, (“Caín”); un  dúo cómico experimentado, que maneja el humor  de  retruécanos; junto a   Claudio Rissi (“Tatita”), que  compone un personaje  con una pinta de patrón rural, cuya sola presencia empuja a la hilaridad,  porque  tiene  el  don de la gracia, eso  que no se compra  ni se aprende.

Caín, en hebreo antiguo significa “posesión” y Abel significa “Nada”.    Es la pulsión de la posesión contra el desposeído.    Esa  es  la dialéctica sobre la que se ha construido toda la historia del mundo.    Mauricio Kartún,  dramaturgo, director y maestro de dramaturgos argentinos y extranjeros,   examina el concepto de propiedad a partir de la historia de Caín y Abel.  Un mito que, según él, en conversación con la periodista argentina, Hilda Cabrera, (“Página 12”, 17/sept./2014), “atraviesa el tiempo y,  como una rueda, gira y gira y nunca se detiene”.

Mauricio Kartún,  quien a  finales  de los años 60 del  siglo pasado, se vinculó al teatro a partir de sus estudios de actuación con Augusto Boal y Oscar Fessler, recientemente obtuvo el premio Teatro del Mundo 2013/2014 en Dramaturgia y Claudio Rissi en Actuación Masculina. Por su parte, para  los Premios María Guerrero 2014, Kartun  fue nominado en los rubros Dirección y Autor Argentino. 
Otras  distinciones  de Kartún: Primer Premio Nacional de Dramaturgia, María Guerrero, Konex de Platino, Trinidad Guevara, Fondo Nacional de las Artes, Asociación de Cronistas del Espectáculo, Prensario, Argentores, Teatro del Mundo (UBA), Clarín,  por mencionar algunas.  Teatro Nacional,  funciones, viernes 24, sábado 25  y domingo 26  de abril.  Horario: 18 hs.  (6:00 pm).

La IV Fiesta Teatral de Caracas 2915, del 10 al 26  de abril,  a realizarse  en Caracas, Venezuela, brindará  la oportunidad  de  constatar  que por la multiplicidad de sus propuestas, en virtud de una constante  renovación en la escritura teatral,  amén  de la  exigencia  actoral, y una tradición de  experimentación, al teatro  argentino se le considera como uno  de los mejores del mundo. 



   





Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…