Ir al contenido principal

No exit

Por Bruno Mateo
@bruno_mateo
@avencrit

Este domingo 18 de mayo de 2014 se presentó la joven agrupación de teatro La Salamandra con No exit (A puerta cerrada) del escritor filósofo francés  Jean Paul Sartre (1905-1980) en la sala Rajatabla en Bellas Artes, Caracas. Este es su segundo montaje, el primero fue una versión de Ubú Rey de Alfred Jarry titulada Ubú Presidente en el año 2013 con una clara intención de relacionar la pieza con la percepción que tienen sobre la imagen del entonces Presidente Hugo Chávez (+). Las inquietudes por la realidad que les tocó vivir es lo que permite la indagación y la experimentación por medio del teatro sobre el imaginario contemporáneo, he allí que con la premisa de “el infierno son los otros” de No exit (A puerta cerrada) , este grupo echa mano de la dramaturgia de Sartre en donde hay un discurso, profundamente, reflexivo y filosófico que requiere no sólo de una comprensión lectora del discurso verbal sino que exige el entendimiento cognitivo de la semántica “sartreana” para luego convertirlo en acción dramática por medio de los cuerpos y voces de los actores. No es nada fácil para ningún texto y mucho menos para éste que carga a cuestas una tradición cultural como lo es el existencialismo del cual Jean Paul Sartre fue su padre. Aplaudo el atrevimiento de la juventud por hacerse de este discurso. La juventud es revolucionaria por esencia y considero que el grupo La Salamandra asumió el reto de trabajar con una pieza dura en cuanto a significado y significante, aunque se hayan quedado corto en el resultado.

La puesta en escena con la ambientación en color blanco fue un acierto ya que aleja la imagen gótica y macabra del infierno, lugar donde se desarrolla la obra. Con una planta de movimientos minimalistas resuelven las unidades de acción de la trama donde el peso del montaje recae exclusivamente en los actores. Aquí las interpretaciones de los personajes de José Garcín por el actor Edmundo Bianchi e Inés Serrano por parte de la misma Directora de la obra Loredana Volpe fueron pocos creíbles, y eso tiene que ver con lo que acoté anteriormente, para interpretar estos personajes se necesita mucha habilidad en el oficio de la actuación. Los jóvenes actores aún no poseen el arsenal necesario para encarnar estos “entes ficcionales”; sin embargo la joven actriz  Fabiola Arace nos convence con su personaje de mujer coqueta, frívola y desalmada Estelle Rigault: Ella disfruta de su trabajo y logra atraparnos con esa fruición al decir sus diálogos.

No exit (A puerta cerrada) es un montaje un poco pesado y no lo digo por las casi dos horas de duración, lo acoto porque no hay una fluidez orgánica en los personajes, a excepción de la interpretación de la actriz Fabiola  Arace.

Habrá que esperar otros montajes de La Salamandra para ver su transcurrir en este camino del teatro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…