Ir al contenido principal

Fresa y chocolate

Cortesia de hoyquehay.net

Por Bruno Mateo
@bruno_mateo
@avencrit

 
Se presentó este jueves 17 de abril de 2014 en el Teatro Municipal  con un lleno total durante la 3era. Edición del Festival de teatro de Caracas “Nos estamos viendo” la nueva producción del Grupo actoral 80 Fresa y chocolate una adaptación para teatro del cuento El bosque, el lobo y el hombre nuevo del cubano Senel Paz (1950) dirigida por Héctor Manrique con las actuaciones de Juan Vicente Pérez, Daniel Rodríguez y Wadih Hadaya. La producción está a cargo de Carolina Rincón.

El relato de El bosque, el lobo y el hombre nuevo nos cuenta la historia de una amistad entre dos personas completamente distintas; Diego, homosexual de unos treinta años, culto, católico y que conocía bien la cultura cubana antes de la Revolución y David, joven revolucionario que cree en las bondades del régimen político cubano castrista, pero que, luego de entablar una amistad con Diego, empieza a cuestionar sus creencias ideológicas.

En este montaje en tono de comedia casi de parodia , elemento que a mi parecer, resta importancia al contenido narratológico de la historia, hace énfasis en las caracterizaciones de los personajes bastantes clichés , desde mi perspectiva, lo que hace que se refuerce la imagen del homosexual amanerado y escandaloso , en el caso de Diego,   al que se nos ha acostumbrado a ver a través de visionados del cine y Tv; y muy  a pesar de que los parlamentos  poseen una profundidad de reflexión, ésta se pierde por lo caricaturesco del personaje; igualmente  sucede con David que la profundidad de la visión que tiene éste de la Revolución cubana se diluye, tal vez, por la imposición de una perspectiva personalista juiciosa acerca de la política del sistema cubano desde la concepción de la puesta en escena, pareciera, más bien, que el texto es un pretexto para decir lo que pienso acerca del régimen castrista,  tanto es así que vemos al personaje de Miguel, amigo de David, como una caricatura de Fidel Castro.

Fresa y chocolate es un montaje bastante tendencioso, válido por supuesto, pero que considero alejado del valioso contenido reflexivo del relato original.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…