Ir al contenido principal

Hamlet a lo Ciane.


Por Bruno Mateo
@bruno_mateo
 
William Shakespeare cuando escribió “Hamlet” entre los años 1600 y 1601 sobre una leyenda del siglo XII de la historia danesa nunca se imaginó que su texto dramático pudiera ser visualizado y materializado de tantas formas como personas creadoras se atrevieran hacerlo. En esta oportunidad el grupo Ciane presenta su visión bastante arriesgada de la “tragedia del príncipe de Dinamarca” en la sala Rajatabla el 1ero de diciembre de 2013.
Esta agrupación nace en el año 2003 con la pieza “El primer habitante”  y desde el mismo momento de su aparición en los escenarios caraqueños notamos su trabajo basado en el teatro físico en donde los  muy cultivados cuerpos de sus actores son intérpretes de una vorágine emocional y de adrenalina. El entrenamiento físico del grupo está a cargo de Soraya Orta mientras que la dirección técnica y producción general es de Peggy Bruzual.
El “Hamlet” presentado por el Centro de investigación artística nueva escena Ciane es una propuesta arriesgada en cuanto al significante donde predomina las acrobacias, las piruetas físicas extremas y la zanquearía algo que se metaforiza e inscribe dentro de la dinámica social actual. En lo personal pienso que esta puesta espectacular  nos lleva al límite de la tensión que puede ser leído como el subyacente trágico de la obra shakesperiana. Los golpes que daban los intérpretes  sobre la escenografía metálica, diseño de Soraya Orta, nos sacuden del confort de nuestros asientos y, tal vez, nos representan la angustia de Hamlet y su situación dentro del palacio del Elsinor. La lectura del texto a la materialización de éste en una puesta en escena nos supone un ejercicio entre la imaginación y la concreción y son, precisamente, esas marcas lingüísticas encontradas en el discurso verbal y no verbal de la dramaturgia lo que hacen que se disparen las imágenes de un montaje. Esa es la grandeza  de un buen texto escrito. Nos permite resemantizarlo. Y creo que la directora Soraya Orta leyó, dentro de sus posibilidades de expresión, otra manera distinta alejada del realismo al que estamos acostumbrados a ver las obras clásicas.
El epítome de la lectura de “Hamlet” en esta puesta en escena y que distingue a Ciane de otras agrupaciones es la escena de los cómicos en la cual los recursos expresivos de circo y destreza  física  están en su máximo esplendor. Excelente escena por demás. No puedo dejar de mencionar la iluminación a cargo de Peggy Bruzual cuyo diseño jugó un papel predominante en la creación de las distintas atmósferas. Un trabajo impecable.
El “Hamlet” de Ciane merece ser discutido en las aulas de formación teatral porque nos lleva a la sempiterna disyuntiva entre el cuerpo y la palabra. ¿Qué se hace necesario para que una obra de teatro funcione? ¿El cuerpo o la palabra?
El elenco que acompañó a Ciane en esta aventura teatral estuvo integrado por Pedro Pineda, veterano actor de Rajatabla,Martín Astudillo, Oliver JaramilloScarlett JaimesDavid Abad, Ramón GolizYurahy Castro, Jota LealRufino Dorta, José SánchezDevinson FerrerMarcos DíazYehisson GarcíaCarlos Valiente,  Badyr Paracuto, Cristóbal MendozaCrisbel GuzmánJhonny Torres, Antony MoretaAlba Barazarte, Carlos Valiente, Luigi Lobig, Yehisson García, Alba Barazarte, Ivamary Lozada, Badyr Paracuto, Cristóbal Mendoza, Oliver Jaramillo, Marcos Díaz, Yehisson García y Kathy Colina.Todos bajo la preparación física y dirección general de Soraya Orta; trabajo vocal de Cristóbal Mendoza y Yurahy Castro; preparación de músicos y cantos de Cristóbal Mendoza; diseño de iluminación de Peggy Bruzual; diseño de vestuario de Rufino Dorta; realización de máscaras de Crisbel Guzmán, Devinson Ferrer y Carlos Valiente.

Comentarios

Unknown ha dicho que…
gracias Bruno por acompañarnos en este Vije de CIANE un abrazo para ti , teatrero e investigador , dramarturgo por demas .
Unknown ha dicho que…
gracias Bruno por acompañarnos en este Vije de CIANE un abrazo para ti , teatrero e investigador , dramarturgo por demas .

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…