¿Quién nos vendió la luna?


Por Bruno Mateo
@bruno_mateo

 

Durante el XXI Festival de teatro de occidente que dirige Carlos Arroyo se presentó, en el Centro de bellas artes Doña Amanda Muñoz de Urriola de la ciudad de Guanare, estado Portuguesa, la pieza para público infantil y familiar ¿Quién nos vendió la luna? autoría y dirección de Manuel Manzanilla, coproducción del Centro nacional de teatro y el grupo Batahola año 2013.

El montaje resultó un trabajo con un contenido social que pocas veces se ve en el teatro para niños sin que por ello, mengüe  la calidad estética. Un verdadero acierto de la agrupación Batahola fundada en el año 1980 por Rodolfo Castro, Arturo Aranguren y Federico Collado. El texto literario dramático nos cuenta las picardías de dos personajes estafadores Don Menti y Corroncho, interpretados por el actor Alver Morón y Elvis Collado, que llegan al pueblo San Patricio y venden la luna a la alcaldesa, personificado por Mayeli Delfín.

La puesta en escena fue dinámica con un ritmo vertiginoso muy adecuado para los espectadores infantiles, los vestuarios apuntaron hacia la  correcta significación de cada personaje, tal vez, podrían utilizar un poco más las diagonales para romper  con el primer plano. El elemento lúdico, importante cuando se trata de un producto que va a ser apreciado por las niñas y niños, estuvo presente en todo el montaje.

Las actuaciones de todo el elenco estuvo  atinada, hay que mencionar, especialmente a la actriz Deymar Oropeza en su personaje Pepita que logra una performance pulida, usa todos sus recursos, desarrolla un carisma que inunda toda la sala con su presencia, maneja a su antojo el espacio escénico para lograr así el desarrollo a plenitud de cada unidad de acción del texto; asimismo el actor Elvis Collado en su personaje de Corroncho nos convence con su creación, en donde encontramos elementos de la comedia del arte en su gestualidad , una buena expresión corporal junto con una  buena administración de la intencionalidad de los parlamentos hace de este personaje una delicia al espectador.

El montaje de ¿Quién nos vendió la luna? con elementos de circo y de trovadores nos reconforta con el difícil teatro hecho para niños. Vayan mis felicitaciones al Centro nacional de teatro por apoyar al  grupo Batahola en la realización de tan entregado montaje con un contenido conceptual y estético que deja muy en alto el teatro en el Estado Portuguesa.

 

Comentarios