Ir al contenido principal

Jazmines en el Lídice


Por Bruno Mateo
@bruno_mateo

Este fin de semana del 21  y 22 de septiembre  de 2013 finaliza la temporada de “Jazmines en el Lídice” escrita por Karin Valecillos, recientemente galardonada por la también reciente Fundación Isaac Chocrón, en el Espacio plural del Trasnocho cultural del Centro comercial Paseo Las Mercedes de Caracas. Un texto que nos narra la historia de seis mujeres cuyos hombres fueron asesinados en una calle de Lídice y que dialogan sus penas amarguras y esperanzas el día de cumpleaños de Dayana,  la más pequeña del grupo.

El elenco está conformado por Gladys Prince como Meche, Omaira Abinadé es Aída (La musiua), Rossana Hernández es Anabel,  Indira Jiménez como Yoli, Patrizia Fusco es Dayana y Tatiana Mabo interpreta a Sandra. La puesta en escena es de Jesús Carreño para Tumbarrancho teatro, Lux siete producciones y Esperanza Venezuela.

Con una puesta sencilla de Jesús Carreño con el respaldo de la música de Abiram Brizuela, joven venezolano radicado en los Estados Unidos, “Jazmines en el Lídice” es una elegía escénica que poco a poco se convierte en un canto de esperanza. Nos sugiere una posibilidad de vida distinta a la que se vive a diario en Venezuela, no de ahora sino desde que yo recuerde. Es un montaje políticamente correcto en cuanto a la manera “objetiva” como plantea la problemática de la violencia en el país. De nadie es la culpa; la culpa es del sistema. La solución no es del sistema es de todos.

Las actuaciones de las actrices son convincentes, cada una logra darle un matiz interpretativo que llega; no sólo a una  técnica actoral sino a verdaderos   niveles de creación, algunas menos otras más;  tal es el caso de Indira Jiménez como Yoli, una verdadera interpretación oximorónica de la alegría amarga de una mujer que ve a su hijo pasar de bueno a malandro; Rossana Hernández con sus explosiones de rabias y dolor que se enfrenta a una madre que siente lo mismo que ella, pero lo aborda  de otra manera; Omaira Abinadé en la interpretación de una hija de inmigrante que se radica en Venezuela que pierde a su hijo en una balacera y que pretendía con su profesión de abogado hacer justicia, la cual queda en el tiempo del subjuntivo; Tatiana Mabo compone a un personaje lleno de  culpas por haberle pedido a su esposo, hijo de Meche, la madre, que fuera a comprarle el pan sin saber que en esa encomienda perdería la vida de varios disparos; Patrizia Fusco nos trae a una adolescente que a su corta edad pierde a su hijo y vive en una casa con mucha amargura, pero que se resiste a perder su ilusión por vivir y por último a Gladys Prince interpreta a la madre, al estilo de la Bernarda Alba lorquiana, que quiere ser dura frente a la pérdida de los hombres de la casa, sin embargo, la fraternidad de las mujeres hace que mantenga la esperanza de sembrar jazmines en el Lídice.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…