Ir al contenido principal

[Crítica] Agreste

Foto:Nota de prensa. De izq. a der. Javier Figuera, Abilio Torres y Ricardo Nortier

Por Bruno Mateo
@bruno_mateo

¿Cómo es posible que, aún en estos días del siglo 21, cuando la ciencia y tecnología han avanzado a niveles impensables como la internet y la clonación, la humanidad no acepte que dos adultos del mismo sexo puedan amarse y convivir como pareja?

Agreste obra dramática de Newton Moreno (Recife. Pe, Brasil, 1968) que presenta el grupo Contrajuego a partir del 6 de septiembre de 2013 en La caja de fósforos en Bello Monte, nos muestra cómo en un ambiente campesino ubicado al nordeste de Brasil la intolerancia hacia este tipo de relación  llega hasta extremos macabros como la quema de una mujer porque se descubre en los preparativos mortuorios de su “marido” que éste no era hombre sino mujer, secreto que ni la propia viuda sabía y que no comprendía.  Pieza en tono narrativo y escenificada con un estilo ingenuo y denotativo, tres campesinos, entre el sopor que produce el licor que liban durante su velada y canciones nos van metiendo en la  tétrica historia de una relación lésbica, satanizada por las personas del lugar, pura  e inocente para la viuda hasta llegar a un  desenlace al estilo de “Las brujas de Salem”. Es una cruel y delicada denuncia contra la homofobia,  en este caso, la lesbofobia y ¿por qué no a lo incomprendido?

Ricardo Nortier, Abilio Torres y Javier Figuera dan vida a los tres paisanos narradores de la historia. Un trabajo preciso y muy buen logrado por los tres. Los actores imprimen una cadencia tonal que se acompasa con las canciones, algunas cantadas en portugués y otras en español.  La interpretación de los personajes  pasa por la narración, el clown y el actor.   
La dirección de Orlando Arocha logra coloca al espectador en un limbo entre la narración oral y el teatro. Una puesta casi estática en cuanto a planta de movimientos, pero llena de dinamismo por la interpretación y profundidad del texto. La estructura discursiva de la dramaturgia es progresiva y va diseñando imágenes tan poderosas que crean el mundo agreste y la opresión de un desenlace sorpresivo y tremendo.

Agreste es una pieza que causa su efecto en el espectador; un efecto de melancolía y reflexión hacia la injusticia que se comete contra dos mujeres  adultas que fueron condenadas sólo por amarse y que su historia será cantada para siempre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…