Ir al contenido principal

La última noche de Fedora


Por Bruno Mateo
@bruno_mateo

 Desde el pasado 17 de julio de 2013  se está presentando el montaje “La última noche de Fedora” del escritor venezolano Ibrahim Guerra  dirigida por Anthony Gómez bajo la producción del actor Alexander Rivera para Mangos Producciones con las actuaciones de Hans Christopher, Luis Enrique Cañas, Yackson Vásquez, Andy Pérez, Frank Silva, Yordan "Dafne" Rosales, Jackson Martínez y Ramón Casanova.

La obra se desarrolla en un night club, la noche en que se estrena la revista musical travesti titulada “La última noche de Fedora”. Esto dará pie para que se vayan suscitando un sinfín de situaciones cómicas, absurdas y patéticas, hasta mostrar e introducir al espectador en una especie de inframundo lleno de intrigas, lentejuelas y muchas plumas. (El Universal  16 de julio de 2013)

La función que vi fue la del miércoles 31 de julio en el lugar  nocturno “Hipocampo” ubicado en el Centro Comercial Chacaíto. La presencia del actor Luis Enrique Cañas como el Director del vodevil se nos hace imponente, su capacidad histriónica permite convocar la atención del público a pesar de que el sitio no es un teatro propiamente dicho y por lo tanto las personas tampoco tienen una relación tácita con el espectáculo.  Hay que acotar que este montaje usa la técnica del “teatro dentro del teatro”  procedimiento dramático que consiste en una representación teatral dentro de la obra representada además de lo que se ha definido como teatro hiperrealista, la intervención directa con el público y éste participa del montaje.  El  Frank Silva como el travesti que hace de la cantante venezolana Mirla Castellanos es convincente. Hay que comparar los gestos de Mirla Castellanos con la interpretación de Silva para percatarnos de su trabajo mimético; lo mismo se puede decir de Jackson Martínez al hacer de Mirta Pérez y su “nave del olvido”. La técnica vocal de ambos en cuanto a la proyección es límpida. Es una técnica bien trabajada. Lo peculiar es la intervención del joven talentoso travesti Yordan Rosales conocido como “Dafne”  en el mundo de las noches gays de Caracas quien utiliza todas sus “armas” histriónicas para traernos una feroz  interpretación fonomímica de la cantante mexicana Gloria Trevi. El personaje de Fedora lo realiza el actor Andy Pérez, quien recientemente en julio  obtuvo el premio de “Mejor actor” en el Festival internacional de teatro Rosa (Diversidad sexual)  2013 dela ciudad de Bogotá su trabajo se puede catalogar como en la onda queer gótica. Es una especie de vampira cuyo trabajo vocal también es impecable tomando en cuenta lo amplísimo del lugar.

Para finalizar puede asegurar que es un trabajo ligero lleno de travestismos femeninos que nos arrancarán muchas risas.

Comentarios

Jota Cé ha dicho que…
"Lo peculiar es la intervención del joven talentoso travesti Yordan Rosales conocido como “Dafne” en el mundo de las noches gays de Caracas quien utiliza todas sus “armas” histriónicas para traernos una feroz interpretación fonomímica de la cantante mexicana Gloria Trevi."

Estuve presente la misma noche que ud. en Hipocampo y al finalizar la presentación, me pregunté lo mismo que al leer el párrafo arriba citado: ¿Por qué el énfasis en señalar al joven Rosales como TRAVESTI? Lo es obviamente, pero al tener una carga de texto como la que desarrolla en la obra y en efecto ejecutarla, ¿no lo convierte eso en ACTOR? ¿No es parte del elenco porque los demás tienen experiencia previa en la actuación y el no? Pregunto.

Por otro lado: "se puede catalogar como en la onda queer gótica". Amigo: es una Drag Queen y nada más. La verdad aplaudo esta como todas las iniciativas de los jóvenes talentos, que producen, dirigen y actúan, haciéndo teatro del único modo que conozco: haciéndolo, ligero o no. Ciertamente lograron hacerme reir mucho y eso se agradece.

Feliz tarde! y felicitaciones por este blog que me disfruto mucho.

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…