Ir al contenido principal

Festival internacional Bogotá Rosa



Por Bruno Mateo
@Bruno_Mateo


Desde el 24 de junio al 14 de julio de 2013 se llevó a cabo en el Barrio Chapinero en la ciudad de Bogotá, Colombia, el II Festival internacional de teatro Rosa, evento que busca visibilizar a la comunidad sexo género diverso con la finalidad de ofrecer una imagen positiva de la diversidad sexual. 
Este año, el Festival contó con numerosas agrupaciones de varias partes del territorio colombiano así como grupos procedentes de Chile, Argentina, Estados Unidos, Brasil y Venezuela, país que llevó dos montajes, el primero “Como Dios manda” a cargo del director Orlando Alfonzo y texto de Elio Palencia y el segundo “Una historia inconclusa” dirección de Luis Miguel Sánchez y dramaturgia de Bruno Mateo.

Los montajes abarcaron distintas facetas de la diversidad sexual, desde el travestismo, pasando por la transexualidad hasta el abordaje de las consecuencias de vivir con el VIH-SIDA, logrando los contundentes aplausos del numeroso público asistente que colmó las salas de teatro habilitadas para el Festival que con su presencia validan los derechos de la comunidad LGBTI.
Andy Pérez
El Festival internacional de teatro Rosa es de carácter competitivo, otorga renglones a los diferentes elementos que componen el teatro. Este año, Venezuela se llevó los renglones de “Mejor dramaturgia” a “Una historia inconclusa” de Bruno Mateo, quien escribe esta reseña y “Mejor actor” en la persona de Andy Pérez por su impecable interpretación de “T”, personaje de un transgénero  de la obra ganadora.

En boca de Daniel Galeano, uno de los organizadores del Festival, se supo que a pesar de que los medios de comunicación colombianos no hacen tanta cobertura del evento, tal vez, aún por el tabú de la sexodiversidad, el público responde favorablemente a la convocatoria, tanto es así que, posiblemente, el Festival internacional de teatro Rosa se realice también en la ciudad de Caracas, gracias a aliados venezolanos interesados en traer esta experiencia al país.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…