Ir al contenido principal

Shakespeare da para todo.

Foto: Nicola Rocco.

Por Bruno Mateo
@Bruno_Mateo
 
Montar una pieza del dramaturgo inglés William Shakespeare (1564/1616) es una tarea apetitosa para cualquier director de teatro o cine, esta vez, le tocó el turno a Orlando Arocha con su grupo Contrajuego  quien  junto con el grupo Hebu teatro, en la persona de Diana Volpe, lleva a cuestas dos empresas para el teatro venezolano, la primera, haber montado “Macbeth” y la segunda, abrir  un nuevo pequeño teatro, con un aforo máximo, calculo, de 60 espectadores en la antesala de la concha acústica de Bello Monte, al que le pusieron el muy acertado nombre de “Caja de fósforos” en donde  representan esta obra para el público caraqueño.

 
La historia transcurre en una especie de sala de tanatología para dar la sensación de una nación muerta. En este  “Macbeth” se da una lectura distinta, lo que produce un significante que pretende vincular una realidad, interpretada  por el director,  sobre la política contemporánea venezolana y la vida del Rey de los escoceses que gira en torno a la ambición, el poder y la usurpación. Vínculo débil con  poca sustentabilidad argumentativa y mucha  impresión personalista del proceso político nacional de Arocha.
 Este montaje nos trae infinidad de elementos que se articulan para ofrecer una visión un tanto efectista: imágenes impactantes, ruptura total con las convenciones teatrales tradicionales, cuerpos desnudos llenos de sangre, el  extremo acercamiento de los actores con el público son algunas estrategias para lograr una atmósfera apabullante. No hay duda que hay una búsqueda incesante de nuevas estéticas.
El trabajo actoral de Juan Carlos Gardié como Macbeth es merecedor de muchos halagos, un dominio de escena desde su primera aparición hasta la culminación del montaje. Su interpretación es explosiva, cargado de mucha pasión. Un verdadero acierto fue la representación de las brujas (hermanas fatídicas) por Simona Chirinos, Dayana Carmona, Homero Chávez y Dallas Aguirrez. Por su parte, Diana Volpe interpreta a una Lady Macbeth serpenteante.
Los dramas de Shakespeare son tan bien elaborados en cuanto a estructura que soportan cualquier lectura y es perfectamente válido usarlos para hacer paralelismos con una realidad, aunque esa realidad sea una percepción parcial.

 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…