Ir al contenido principal

Se encendió la fiesta en el Festival de teatro de Caracas.


 
Por Bruno Mateo.

La inauguración de esta segunda edición del Festival de teatro de Caracas  organizado por Fundarte, Institución encargada  para la cultura de la Alcaldía Libertador, estuvo a cargo del montaje “El último amante” adaptación del play del norteamericano Neil Simon “The last of the real hot lovers” (1969) un montaje de Lazo Producciones protagonizado por Mimí Lazo y Luis Fernández escenificado en el emblemático Teatro Nacional de la esquina de Cipreses el día viernes 22 de febrero de 2013.
El evento dio inicio con palabras del viceministro para la Economía Cultural del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, Humberto González; la jefa de Gobierno del Distrito Capital, Jacqueline Faria, y el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez.

El texto de “El último amante” nos habla acerca de un hombre entrado a los cuarenta, cuya vida ha sido ejemplar: se casa muy joven con la  mujer que sigue siendo su esposa actualmente, posee un restaurante, se levanta todos los días a la misma hora, nunca le ha sido infiel a su mujer, es un hombre moralmente correcto, que un día decide tener una aventura extramarital en casa de su madre. El hombre, intenta fallidamente en tres ocasiones, cometer adulterio. Cada una de las mujeres tiene sus características bien marcadas, la primera, la conoce en el restaurante, es una ninfómana, fumadora, dipsómana, interesada sólo en el placer sexual, la segunda, es una cantante que conoció en la plaza Altamira cabeza hueca  con el síndrome de Peter Pan (se resiste a crecer), consumidora de marihuana y montada, cual quinceañera, en unos patines y la tercera, resulta ser la amiga de su socio comercial, una mujer depresiva que toma antidepresivos para sobrellevar la vida. Es una tipa graciosamente patética. Por último, se percata del error que estuvo a punto de cometer y llama a su esposa para que se convierta en esa amante furtiva y cometan el “adulterio” que siempre deseo hacer.
El FTC escogió a “El último amante” adaptación latinoamericanizada del play de Neil Simon para inaugurarse, una obra que nos hace ecos, no por la historia sino por la premisa, del “Pájaro azul” de Maurice Maeterlinck, la felicidad siempre está en casa.

El montaje de Lazo Producciones enganchó de inmediato en el público. Una Mimí Lazo desbordada en simpatía junto a un versátil Luis Fernández hizo de esta apertura del Festival una verdadera fiesta. El Dios griego Dionisos, atribuido como originario del rito y el teatro apareció en el justo momento cuando se encienden las luces del escenario y la magia de la escena gravitó en ese instante único e irrepetible. Lazo hace alarde de sus recursos gestuales muy característicos de ella para sumergirnos en sus tres personajes (ninfómana, marihuanera y depresiva), en mi opinión, el más logrado fue el de la ninfómana. Por su parte, Luis Fernández es un actor desenfrenado que no le teme a jugar con su cuerpo para tocar esos instantes en el que se conecta con el personaje.

Las butacas del Teatro Nacional, edificación que data desde principios del siglo XX (1904), vuelven a ser depositarias de gente ansiosa por ver realidades posibles, mundos alternativos que el teatro puede recrear. La segunda edición del Festival de teatro de Caracas FTC  viene preñada de múltiples opciones para el disfrute de los caraqueños y con “El último amante” se abre la puerta para entrar en las fiestas dionisiacas que permanecerán abiertas durante dos semanas por toda la ciudad. Nada más hay que revisar la programación para encontrar a las viejas y nuevas generaciones de teatristas  unidas para el quehacer teatral.

 Para más información hay que visitar www.teatroccs.org.ve

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…