Ir al contenido principal

Una “carrerita” con Cayito Aponte.


Por Bruno Mateo

 
En la sala experimental del BOD-Corp Banca Centro Cultural, ubicado en La Castellana, Caracas, se presentó el domingo 18 de febrero de 2013 el monólogo escrito por el dramaturgo venezolano  y premio nacional de cultura 2012 Néstor Caballero “Los taxistas tienen su corazoncito” (1998) con el veterano  actor Cayito Aponte con más de cincuenta años en la escena, dirección de Vladimir Vera y producción de vayaalteatro.com en la persona de Jorgita Rodríguez.

Un unipersonal que nos cuenta la historia de Rubén Sarmiento, un taxista de Aragua de Barcelona y su esposa, una joven comunista oriunda de Clarines llamada Milagros. La pieza está ambientada  desde el Golpe militar dado a Isaías Medina Angarita en 1945 pasando por el derrocamiento de Rómulo Gallegos, la Dictadura de Marcos Pérez Jiménez finalizada por un alzamiento cívico-militar en 1958 hasta las persecuciones y violaciones a los derechos humanos  por parte de los recientes  partidos “democráticos” AD y Copei contra los comunistas. Todo comienza cuando Rubén encuentra a su taxi (carro) llamado “Pepón”, personaje que funciona como destinatario de todo la historia, para contarle que su querido amor Milagros, a quien él comparaba con la actriz Claudette Colbert actriz franco-americana de los años treinta, había fallecido por el cáncer como consecuencia  de las torturas infringidas por los cuerpos policiales represivos de la reciente democracia que suponemos fue la Digepol, hija de la Seguridad Nacional (Dictadura Pérez Jiménez).

El señor Cayito Aponte merece todo el respeto porque se lo ha ganado en estas cinco décadas de trabajo en los escenarios y aquí en esta pieza demuestra la razón por la cual el público lo admira. El vigor con que aborda a Rubén Sarmiento es envidiable. El da cátedra de actuación mientras lo vemos desdoblarse. El dispositivo escénico de Vladimir Vera es el ideal de un taller mecánico venezolano. Un toque simpático  lo dan las luces de los faros a modo de ojos del taxi “Pepón. El contenido del discurso dramaturgístico llega en su totalidad a los espectadores. Nos dan una clase de historia contemporánea sin que nos percatemos de que lo es. Es un drama. Un drama muy bien escrito. Con progresión dramática llevado por un hilo central. Vemos  al Sr. Aponte pasearse por distintos estados de ánimo sin saltos chocantes al espectador.

La puesta en escena de Vera se sirve atinadamente de todos los elementos plausibles y emocionales para conducirnos por el camino de la obra. Nos montamos en una “carrerita” de Sarmiento y lo oímos con una atención propia de algo que nos interesa. La dirección se basa en la actuación. El diálogo es el foco de interés. La relación que se logra entre Rubén Sarmiento y “Pepón” es casi un cyborg teatral.

Aún no logro descifrar los nuevos códigos que se está manejando entre el público amante del teatro, pero me atrevo a decir que estamos resemantizando la idea del diálogo. Queremos oír. Queremos comunicarnos y esta producción de Jorgita Rodríguez es un espacio para ello. Logra que el público esté en un carrerita con Cayito Aponte.


 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…