Ir al contenido principal

Crítica teatral: Mía quiere ser escritora



“Mía” quiere ser escritora.

Por Bruno Mateo


            Desde el sábado 19 de enero, el teatro infantil, con la pieza “Mía y el Reino de los caramelos” en su octava temporada, se inaugura el 20013 en el Teatro Premiun de los Naranjos al este de Caracas. Montaje escrito y dirigido por el joven Daniel García. Podemos decir que los jóvenes hacedores del teatro para niñas y niños intentan romper con los estereotipos tratados por siempre en este género.  A pesar de que se utiliza personajes repetitivos y ajenos a nuestra realidad venezolano como son hadas, príncipes y princesas, aquí en este montaje se da un mensaje diferente para los espectadores, tanto adultos como infantiles, la princesa no quiere casarse con un hombre para ser feliz, sino su mayor deseo es convertirse en escritora. Ese es un punto a su favor. No obstante, aún sentimos un desencanto cuando volvemos a ver en escena a estos personajes de cuentos europeos.

La puesta en escena y dirección de García es sumamente dinámica. Lo que permite, inmediatamente,  un lazo invisible indisoluble entre el público y   la historia hasta el final.  Elementos como los bailes y la música logran identificarse con los pequeños espectadores quienes responden activamente con los personajes. Los actores Karlyn Alquizones, Dayana Carmona, Zendira Mendoza, Krisel Noruega, Víctor Petit, Jesús Colina y Albert Pèrez son ágiles y entregados. Un grupo compacto con un solo objetivo. Sugiero que revisen algunas concepciones de personajes como el Rey Omobono y el poeta francés que, aunque se siente una pasión desenfrenada, no se siente una comodidad con sus voces. No suenan naturales, a diferencia de las hadas, el príncipe azul y la princesa Mía que logran un sentido de la verdad de estos papeles teatrales. Son casos excepcionales cuando los personajes principales, en este caso, Mía y el príncipe, logran destacarse porque, por lo general, son seres monocromáticos, no tienen  cambios dramáticos. Aquí sí. Los actores que personifican a los protagonistas obtienen un producto cambiante y diferente.

Leyendo un poco más allá, es importante acotar que el teatro infantil actual  trata de luchar dentro de un contexto cultural entre lo comercial y artístico. Situación difícil a la que se enfrentan estos nuevos creadores ya que los grupos deben subsistir en base a una taquilla que le exige una complacencia con los espectadores cuya única referencia, en la mayoría de los casos, es el cine infantil de Disney y  los programas de los canales por suscripción.

“Mía y el Reino de los caramelos” es un montaje de colores alegres. En el  vestuario hay un esfuerzo en el diseño por simbolizar lo antiguo y lo actual, tal es el caso, de Mía que utiliza un traje típico de princesa con zapatos deportivos. Un acierto fueron los botones de los caballeros que asemejan los caramelos del lugar.

En conjunto es un montaje un poco diferente en tanto la historia y los protagonistas. Aún falta ese cambio cualitativo que se necesita, pero creo que con directores y escritores emergentes como Daniel García se logrará ese  paso definitivo a un género de teatro infantil distinto y más identificado con la realidad del niño(a) venezolano(a) del siglo veintiuno.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…