ANTÍGONA

Antìgona tiene las manos sucias, Ismene se lo reprocha. ¿Quien las tiene más sucias?

¿Acaso la pulcritud de Creonte no es más sucia que las manos de su sobrina? Pulcritud y suciedad nos pueden confundir como esa doble moral que hiede. Una vez más nos encontramos en Tebas, nombre que se multiplica y se disemina: ahora, por ejemplo, puede llamarse Santiago de Chile, o Berlín, o Stalingrado. A su dignatario le sucede lo mismo. Creonte tendrá tantos nombres como dictadores a tenido nuestra humanidad. Antìgona fue una joven rebelde tebana, pero pudiera ser un héroe contemporáneo de cualquier latitud.


Por esta razón Yerandy Fleites y Pedro Franco han decidido mantener la belleza del significante sofocleano y la vigencia de un mito. Sin embargo, su trabajo no solo recrea los valores universales de una obra, sino los enriquece con una mirada que describe y define nuestros tiempos. Si bien Yerandy es un buen traductor que aplica con destreza el make it new de Ezra Pound, y por consiguiente, sus personajes, sin alejarse del drama primigenio, son portavoces de un nuevo lenguaje; Pedro le impregna al texto el ritmo de la noche citadina, la gracia de la pasarela y la acrobacia suburbana.


Afuera el público espera, adentro los actores de El Portazo están preparados para mostrarle una tradición y una dinastía, los conflicto que genera la relación fuerza-poder en la sociedad y en la familia.


    Israel Domínguez.  


            
El proyecto teatral “El Portazo” perteneciente a la Asociación Hermanos Saìz de Matanzas estrenará mundialmente el 1 de junio a las 9:00 PM en la Casa del Joven Creador (Patio Colonial) la puesta en escena de Antìgona un texto del joven dramaturgo cubanoYerandy Fleites. Con esta propuesta los integrantes de “El Portazo” pretenden extender  la pesquisa iniciada con el proceso de trabajo y posterior estreno de “Por gusto” de Abel González Melo.
La intencionada indagación en una zona de la dramaturgia contemporánea cubana poseedora de una sensibilidad sostenida por un lenguaje urbano que no renuncia a las elaboraciones poéticas, sino que a través de la investigación y refractación del entramado social establece vasos comunicantes entre paisajes temáticos representables como hechos teatrales y perfectamente verificables en el imaginario de cualquier espectador  es el fundamento de la selección del repertorio por el que se aventura El Portazo en sus primeras entregas.
Las columnas y paredes del Patio Colonial ( Casa del Joven Creador) servirán para acoger esta puesta en escena que según Pedro Franco, actor y directo de El Portazo tiene como base el estudio de las posibilidades expresivas de varios elementos y su transformación en formas, conceptos e imágenes teatrales, así como la interacción de diversos artistas en proceso creativo entorno a un material común y la infinidad de lecturas y resultados que puede arrojar estas miradas para la aproximación a un texto que se nos antoja necesario en la cartelera teatral de nuestra ciudad y sobre todo interesante material para nuestro desarrollo como agrupación. 
 “Afinar nuestra mirada sobre el texto de un joven dramaturgo cubano que comparte desasosiegos, empeños y una historia generacional con los integrantes de nuestro proyecto nos inspira a culminar con una puesta en escena ese imprescindible ejercicio de creación que comenzó en las aulas del Instituto Superior de Arte y proyectamos nutra nuestros inicios”.
Afirma Pedro Franco, director de la puesta een escena .
                                                            
El Portazo mantiene en repertorio activo “Por gusto” texto de Abel González Melo estrenada el pasado 23 de septiembre y que hasta el momento se ha presentado en importantes eventos como El Festival de Pequeño Formato de Santa Clara, El IV Encuentro de Teatro Joven en Holguín, La Feria Internacional del Libro de Camaguey, El Festival Mascara de Caoba en Santiago de Cuba y el Festival Elsinor en la Habana en este ultimo se alzo con 5 premios en diferentes categorías. Próximamente se presentará en un importante certamen teatral en Caracas invitado por la Escuela Nacional de Artes Escénicas de Venezuela “Cesar Rengifo”   

Comentarios