Ir al contenido principal

Los niños de la calle toman el escenario

Los niños de la calle toman el escenario
Por Bruno Mateo


Obra: Vicente Miguel PataCaliente

Autor: Robert Thompson

Grupo: Teatro La Baraja

Dirección: Luis Alfredo Ramírez.

Lugar: Teatro Alberto de Paz y Mateos, av. Andrés Bello, Caracas.

Fecha: sábado 02 de junio de 2012.







            Un trabajo que merece recomendarse porque , primero, nos encontramos con un texto inteligente para niñas y niños, en donde se  utiliza la metaficción, cuando toma  Orlando Araujo (1927-1987) como personaje de la historia de la dramaturgia. Es de acotar que Araujo fue un escritor, economista, poeta, profesor universitario, periodista y guionista de cine y televisión venezolano. El creador del personaje Miguel Vicente PataCaliente. Robert Thompson logra un excelente texto en donde el protagonista Miguel Vicente PataCaliente, niño de la calle o en situación de calle vive una aventura ayudado por su amigo y pana Chande, niño de la calle explotado en la industria manufacturera. La pieza enseña sin dejar a un lado el entretenimiento. Una dramaturgia de denuncia en boca de unos niños. Muy entretenido y segundo porque es una puesta en escena vibrante con buenos vestuarios y la música original de Jonathan Angarita es fascínante.

            El montaje a cargo de Luis Alfredo Ramírez fue digno y responsable. Logra darle la impronta de seriedad en cuanto a la metodología del montaje. La narratología de los hechos es llevada con bastante tino. Una acción tras otra de manera ascendente. De menor a mayor complejidad hasta lograr el desenlace feliz. Todo es riguroso en cuanto al andamiaje de la puesta en escena.  Un trabajo refrescante y divertido. Lleno de colores que contrastan con el negro del escenario.  Una escenografía que consta de tres “backings”  dibujados ingenuamente es todo lo que se necesita para recrearnos los ambientes necesarios de la historia. Los vestuarios muy acordes con cada situación, destacándose el de las Señoritas Sociedad.

            Las actuaciones están muy bien logradas.  De entre las tres señoritas sociedad hay una de ellas, la de rojo, que, le sugiero, desde el respeto que se merece, le imprima un poco más de energía en su actitud y más firmeza en la voz independientemente de la concepción del personaje. El actor Diego Mora  que interpreta a Vicente PataCaliente tiene una excelente expresión corporal. Demasiado aniñado para mi gusto. Tal vez si logra romper con el clisé del niño ficcional que creamos los adultos le iría mejor. Buena presencia escénica. En cuanto a su compañero el actor Slavko Sorman, quien personifica a su amigo Chande logra totalmente al niño  de la calle. Irradia mucho talento y seguridad en escena. Su expresión corporal es menos depurada que Mora, sin embargo es justa y precisa para la caracterización. ¡Felicitaciones por su trabajo!, igualmente debe felicitar a la actriz Jennifer Urriola quien hace el   personaje que se roba el corazón del público. Encantadora su personificación de la cubana. Las señoritas Sociedad están bien, pero pudieron estar mejor. Tienen los mejores vestuarios. Su imagen es atractiva y son las malas de la obra. Los personajes de villanos siempre son los que más resaltan. En esta ocasión no lo hicieron. Cumplieron dignamente, pero pudieron sacarle más. El actor José Vicente Lezama que interpretaba a Orlando Araujo está bien. Es un joven actor que poco a poco adquirirá más destreza en el escenario para sacarle más  a un personaje narrador.

            El montaje de Miguel Vicente PataCaliente es hermosamente inteligente digno de pararse en cualquier escenario que le venga por delante.


Comentarios

Andy Pérez ha dicho que…
Totalmente de acuerdo. La puesta en escena me resulta fresca, dinámica, bastante apropiada. Las actuaciones en lineas generales, buenas. DIEGO MORA (Protagonista)Chande, interpretado por SLAVKO SORMAN, excelente. Y sin duda,JENIFER URRIOLA, el alma de la obra. JOSE VICENTE LEZAMA, tiene gracia, es carismático. Muy buen trabajo.

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…