public-ARTE Octubre 2011 Charles Chaplin en Caracas.

Charles Chaplin en Caracas.
Por Bruno Mateo

Correo-e: ciudadescrita@hotmail.com

Alexander Lobo Mejía es un caraqueño, nacido en los años 80. Desde hace 6 años, se dedica al estatuismo de calle, representando a Charlotte, personaje de Charles Chaplin, en la película El Vagabundo.
Este joven, que enriquece los espacios públicos de Capitolio, en el centro de Caracas; y el Bulevar de Sabana Grande, en la parroquia El Recreo; comenzó a hacer teatro con los amigos.

Mi inquietud comenzó desde que ingresé a las clases de actuación, en la Escuela Nacional de Artes Escénicas “César Rengifo”, ubicada en la esquina El Cuño, cerca del Ministerio del Poder Popular para la Educación, en el año 2003. Allí, me gradué en el año 2006.

1)Antes de comenzar la entrevista, quiero darte las gracias por haber aceptado la invitación para hacerla, debo comenzar por lo que considero básico, ¿en qué consiste el estatuismo?

Soy yo el que deber darte las gracias por interesarte en mi trabajo o actividad y hacerla llegar a otros. Desde que comencé a realizar este tipo de acción en la calle en eso de 2004, lo hacía sólo con las herramientas que de alguna manera obtenía de la escuela de teatro, y poco a poco fui dándome cuenta de muchas cosas investigando y dándole forma a ese concepto, “ESTATUISMO”, empezó de una forma efímera y luego con el pasar del tiempo tomo forma para mí.

El Estatuismo consiste en re-presentar un personaje o escultura, real o fabulada, mediante un proceso donde el actor se identifica con la estatua, viviendo, interiorizando, sintiendo la esencia psíquica y material del personaje. El recurso principal es el cuerpo, buscando o acercándose a la inmovilidad absoluta por largos periodos de tiempo (1hora), después, surgen movimientos y la estatua parece cobrar vida, esta movilidad debe tener dirección y justificación, no es aleatoria y sin sentido. La interacción con el público no es directa, pues se aleja del contacto físico, mas bien, la relación surge de la energía que emana el actor, su texto interno.

2)¿Acaso el Estatuismo, que es una manifestación escénica estática, es capaz de transmitir alguna idea o mensaje o es sencillamente algo para entretener?

Si, es una manifestación estática, donde el movimiento casi no tiene compromiso, el Estatuismo no tiene interacción directa con el público, generalmente, la importancia recae sobre el trabajo interno y la inmovilidad. La gente tiene que admirar la capacidad de concentración del actor para realizar esta actividad, te puedes dar cuenta de que digo más actividad que trabajo artístico, en la próxima pregunta te desarrollaré porque lo digo, evidentemente, si hacemos este tipo de trabajo y tenemos claro lo que queremos hacer, con un concepto y una justificación del personaje, se puede transmitir un mensaje muy importante, eso depende de lo que el actor de calle plantee, pero si es un arma capaz de trasmitir una idea, un mensaje, evidentemente también entretiene al transeúnte, pero particularmente no busco entretener, busco hacer conocer a un personaje, busco hacer que la gente se vea reflejada en el personaje, bien sea “el Charlotte” o “el Campesino”, y que sea más sensible ante el trabajo de calle, como también lograr respeto al actor de calle, que se ha perdido mucho por el comercio discriminado que se le ha dado a este tipo de actividad, donde muchos sólo lo hace para generar dinero.


3)¿Te consideras un actor, un mimo u otra cosa? ¿Por qué?

Esta pregunta me gusta, primera vez que me preguntan si me considero actor, y te confieso que me has dejando pensando, (………). Muchos en la calle, me pregunta si soy mimo, y mi respuesta inmediata es “NO, NO LO SOY” ¿por qué respondo eso?, Porque respeto sobremanera el arte de la pantomima, lo respeto tanto que me tomo el atrevimiento de desglosar mi opinión con todo respeto, y les respondo a los que me pregunta: “yo desde que realizo esta actividad, nunca he visto un mimo en la calle realizando algún trabajo por cuenta propia, si he visto personas que desvirtúan el hermoso arte de la pantomima y se hacen llamar mimos, pero creo que es por falta de investigación”. Muchos me llaman artista, y de verdad no creo que lo sea, artista es un nivel muy elevado y difícil de lograr, uno solo hace una actividad, y la gente le da su connotación y ya, artista para mi, era un señor que vivía por las calles de capitolio, que en su juventud pertenecía a un circo, pero cayó en situación de calle, él recogía cosas de la basura, latas grandes, palos, telas, lo que fuera, y en todo capitolio, hacia un performance, muy bueno, donde hacia magia, pulsadas, era un excelente clown, no lo vi mas. Me considero una persona sujetada a las artes, que realiza una actividad, que trata de generar cambio en los espacios y las conciencias de la gente, pero si me quieren catalogar de alguna manera, llámenme “actor de calle”, no me gusta la gente que se autodenomina artista. (Disculpa por ser tan explicito si es que lo soy).

4)¿Por qué tu trabajo se desarrolla sólo en las calles?

Desde un principio al no tener la oportunidad de presentarme con cualquier otra actividad en sala o grupos estables, nace la necesidad de crear algo para la calle, donde uno tendría más libertad de hacer, y evidentemente más riesgos, y fue una decisión acertada, enfrentarse a un público de la calle es una fiesta todos los días, uno desarrolla la capacidad de saber de alguna manera como podría reaccionar las personas, y se aprende mucho, hasta conocerte a ti mismo, puesto que cuando te montas es como una especie de meditación, donde observas el entorno y lo mas importantes te observas a ti mismo y por consiguiente te conoces, Y como diría facundo “Algo fundamental para vivir “. Con esto quiero decir que en una sala de teatro, el actor sabe cómo va a reaccionar el público, en la calle no. Creo que la actividad que realizo es netamente de calle, porque es el lugar idóneo para hacerlo, las estatuas verdaderas están en la calle, y por otra parte es una forma de recuperar espacios, de apropiarnos de espacios, de vivir los espacios, y ser una alternativa más para la gente que les gusta ver estas cosas, me gusta más la calle porque siento que la comodidad de de hacerlo respaldado por una institución O algún sitio especifico me cercena la posibilidad de crear, a la sala lo de la sala, y a la calle lo de la calle je je (risas)

5) Cuando veo el trabajo de las estatuas vivientes en las calles me percato de que a los niños (as) les llama mucho la atención, ¿por qué crees que sucede esto?

A los adultos también les llama la atención, sólo que los niños son más inocentes y curiosos, el adulto creo que siente la misma curiosidad, pero el ego y sentir que puede caer en el ridículo bloque esa sensibilidad, pero efectivamente los niños son el público más receptivo, son los más alegres, son los menos preocupados, son los menos atados al sistema, son los que piensan con el corazón y no con la cabeza.

6)En Venezuela, ¿hay gente interesada en el estatuismo?

Hace un tiempo me preguntaban que si quería o podía dar un taller de estatuismo, particularmente no me gusta la palabra “taller”, no existe una técnica para realizar esta actividad, con el pasar del tiempo empezaron a proliferar los comerciantes de las artes, y vieron que era buen negocio hacer o impartir este tipo de talleres, pero lo hacían o lo siguen haciendo sin ningún tipo de propuesta seria y con dirección, comenzaron a comercializar la actividad de calle, por ende a degradarla, y me preguntaba con contrarrestar este tipo de cosas?, volvió la oportunidad de hacer un taller en Ciudad Bolívar, y lo acepte, allí plantía lo que yo he desarrollado desde mi experiencia, y a este grupo les llamo mucho la atención, y realizamos un intercambio de saberes, y logramos un trabajo final hermoso. Creo que si hay gente interesada en el estatuismo con falta de información pero la hay, (a veces cuando dices que tienes que estar inmóvil por 1 hora la gente no les gusta mucho pero ese es el trabajo je je je )
,
7) Ahora puedes tomarte unas líneas para expresar tus ideas acerca de tu trabajo escénico.

Enfrentarse a este arte urbano requiere de una gran concentración, es una especie de meditación, en la que se ejerce un control del cuerpo, la mirada (foco fijo) e incluso la mente. El foco fijo en la calle, es decir, el control de la mirada es difícil porque todo el ambiente está en continuo movimiento y este recurso tiene gran peso en el trabajo.

Existe mucha confusión entre creadores y publico con el género del Estatuismo, por ello proponemos unas diferencias entre Estatuismo, Estatua Viviente, Maniquí y Performance

Considero que el Estatuismo no tiene una técnica especifica, hay unos parámetros (ya mencionamos algunos) y cierta formación teatral y física podría ser de gran ayuda, pero la técnica se construye enfrentándose a la calle, al sentir diario, no en talleres fugaces.

Para hacer este trabajo se requiere de ganas, compromiso y cierto dominio corporal. Se desarrolla HACIENDO, en la calle, de la calle y para la gente. En este punto hago una reflexión de lo que ocurre con el arte de calle en Caracas y en otras regiones del País, donde el comercio, la burocracia, los sectarismos, los negocios con la empresa privada y la empresa pública se han apoderado o adjudicado el dominio de estas artes. Aunado al problema de los intermediarios que captan a los actores y subpagan al talento para beneficiarse ellos. Esta compra-venta del arte de calle hace que el trabajo sea cada vez más mediocre, falto de contenido, calidad y estética.


En cuanto a la Estética el primer patrón son las esculturas reales, el estudio de la textura, los materiales y el color. A partir de estos parámetros uno puede preguntarse qué características tendría el movimiento del personaje, tomando en cuenta el material del que está hecho. El vestuario se interviene con técnicas plásticas que ayudan a darle mayor realismo.

Comentarios

Entradas populares