Ir al contenido principal

MOMINA XXVIII

por Efrén Porras Cardozo

El salón amplio e iluminado, estaba lleno de visitantes que se disputaban por ser los primeros en poder ver el recién descubierto sarcófago, los reporteros se peleaban los primeros lugares, mientras alguien desde su infinito lecho, sonreía.

-Papá: ¿Quién fué ella?

-Hijo: Ella fue una hermosa e importante figura en una época muy lejana, rodeada siempre de una servidumbre dispuesta a cumplir todos sus deseos.
- Que expresivos ojos sobresalen de su cara, bordeadas de esas líneas que transmiten una penetrante curiosidad por todo lo que lo rodea, serena y orgullosa. Papá, me producen un poco de temor.

-Hijo: Eso se debe a la expresión de la máscara de oro que cubre su verdadero rostro: Sus ojos son dos esmeraldas que llevan en sus pupilas brillos de diamantes, y el maquillaje que lo rodea está hecho a base de lapislázuli. Sus bigotes son unas líneas de ónix finamente dibujados. Sus labios cubiertos de rubíes y granates que le dan un toque de frescura. Toda su cara fue cubierta de oro de la cual sobresalen sus dos pequeñas orejas adornadas con brillantes tallados por los orfebres del palacio. Su cuerpo, embalsamado por expertos funerarios en esa técnica ancestral con cintas de gasas perladas.

-Papá: ¿Cómo es que ahora ella está aquí, tan lejos de su lugar de origen?

-Hijo: Eso se debe a que en el sitio donde fue escondido su cuerpo, una ladera de la montaña, rodó provocando un alud, dejando al descubierto el sarcófago, el cual se trajo a este lugar para su exhibición.

-Papá, que suerte la mía por estar aquí como testigo de este descubrimiento.

-¡Miau!, un eco resuena en toda la sala.

-¿Escuchaste?

-Sí, hijo, esa fue MOMINA XXVIII.

¡Míaaaaaaaaau!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…