Ir al contenido principal

Efecto VinoTinto

por Bruno Mateo.

Venezuela está viviendo, yo diría que por primera vez en mis años de vida, una algarabía inusitada por la excelente actuación de la VinoTinto, selección nacional de futbol, algunos "opiniólogos" de oficio dicen que necesitamos urgentemente asirnos de algo que no tenemos, o sea de un imaginario que continentalice la identidad nacional , tal vez ,Venezuela vino sufriendo un deterioro de su "personalidad". Yo no abogo por un exacerbado nacionalismo, abogo por una venezolanía, pero no un espacio identitario sin arpa, cuatro y maracas, como oigo constantemente decir a muchos, yo quiero al país de Gallegos , quiero al país de Dudamel, al país de los miles de hombres y mujeres de a pie, al país de los que claman por una igualdad de géneros, al país que acogió a emigrantes desesperados de hambre, al país de negros, al país de blancos, al país de rojos, al país que piense en su país y quiero mi arpa, cuatro y maracas.

El futbol, deporte ajeno (hasta ahora), logró unir en una sola voz al pueblo venezolano, con sus respectivas deserciones, ahora bien, ¿cómo se logra esto? por una voluntad política de catapultar a los valores propios y eso es innegable. A fiinales del siglo 19 y principios del 20 la literatura venezolana viene creando un corpus imaginario de identidad nacional, por supuesto, nuestra nación arrastra un hecho histórico desagarrador: la masacre de los españoles hacia los autóctonos y con ello el arrase cultural amerindio para imponer un "algo" sin saber siquiera la lengua de ellos. Aqui no voy a discutir sobre los "aportes" de los europeos a América. Y después la consecuente Gesta Libertadora y por último la Guerra Federal Sólo quiero apuntar el asunto hacia la merma de nuestra autoestima; luego con los distintos Presidentes que hemos tenido la cosa como que se vino afianzando más y más (con sus honrosas excepciones), no por la transculturación en si misma, que ya es mucho decir, sino por la exclusión de los círculos imaginarios de poder a la que fue sometido el grueso de la población, mayoritariamente parda de Venezuela, es indiscutible que los venezolanos (as) nos sentíamos ajenos a lo propio. ¡Qué terrible es no (re) conocerse! y veíamos en el "musiú" la salvación, al Mesías. Yo sé que es chocante pensar en ello porque todos nosotros tenemos un "musiú" en casa. Tal vez, exagero, no sé, pero esto no pretende encontrar la respuesta a la poca estima de mis coterráneos.

Al aparecer la VinoTinto, con un apoyo irrestricto del actual Jefe de Estado, como un equipo que se perfila como una buena agrupación de futbol, por lo menos en América, la cosa cambia, se nos despierta el orgullo de haber y de ser nacido en la tierra de "el Arauca vibrador". Los narradores de noticias, casi todos los medios de difusión masiva nacionales y extranjeros dicen que el equipo venezolano es bueno y si ellos (venezolanos) son buenos yo (venezolano) soy bueno. Se crea una empatía generalizada de nación. ¿Ilusoria? ¿Portátil? Eso lo dirá el tiempo.

Por lo momentos digo: La VinoTinto...continuará.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…