Ir al contenido principal

A los que hablan una lengua distinta a la mía



por Bruno Mateo


Los pasos de un ex joven que deambulan por las calles de asfalto y calor,
no persiguen la voluntad ni nada que se le pueda acercar,
¿son caminos hechos o caminos por hacer?
Como el caminar del cangrejo en playa infinita de soledad,
las tenazas del deseo no pueden apresar lo que sus ojos logran percibir
el camino lleno de lamentos,
de dolor de madres, de hijos , de lastimeros aullidos de perros que lanzan sus estertores a una Luna que se resiste a no desaparecer porque la muy buena sabe que después de ella el Sol debe aparecer,
acaso la voluntad de saberse vivos y completos no alcanza para detener las balas que se abren desde la misma voluntad del demonio del poder,

¡Niños y Niñas!
¡Balas y Juegos!
¡Realidad y Fantasía!
¡Maldiciones de la Historia!

Lugares poblados de fantasmas del hueco en gangrena que corroe como gusanos la idea de la armonía de paz,
el espacio de la Guerra en tan delgada franja se expande a todo el aire en gravedad,
no son sólo ellos, los de Palestina que sufren,
no son sólo ellos los judíos que obedecen,
son caprichos vanidosos que serpentean por debajo de la superficie de la humanidad,
hombres que se bañan en los pozos negros de viscosa podredumbre que se esconden debajo del terreno del humano corazón.
Pareciera no haber actitud pietista de ninguna parte,

¡Discursos de figuras espectrales!
¡Discursos de figuras espectrales!
¡Discursos de figuras espectrales!

Reunión de vacuidades que se regodean en los beneficios de la Guerra.

¡Aún no!
¡No, aún no!
¡Aún no!

Hay suficiente tierra baldía para enterrar a los cuerpos,
hay suficiente desierto para acallar las voces de los que piden justicia,
hay suficiente espacio debajo para tenerlos arriba.

Madres de habla distinta a la mía que no logran apaciguar el llanto de sus hijos,
hijos de habla distinta que no logran refugio en brazos de mamá,
hombres con sendas armas que apuntan directo al corazón y si logran silenciar el dolor.

¡Guerra de hombres!
¡Guerra de tierra!
¡Guerra de historia!

Es la Guerra de aquí,
es la Guerra de allá
es la Guerra de cualquier lugar
es la Guerra del dolor.



Caracas, 10 de febrero de 2009

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…