Ir al contenido principal

Pateo urbano

Hola a todos o tal vez a nadie los que por casualidad leen esta bitácora virtual que hago y escribo y que me gustaría que me colaboraran con sus pensamientos y reflexiones, en realidad no es a mi en particular que me colaborarían sino más bien es una manera sana, divertida, inteligente y pensante de remover esas neuronas y esos recovecos que hay en el imaginario mental de las personas.

A partir de hoy escribiré otra sección bajo una etiqueta llamada " Pateo urbano", la cual pretende mercadear con lo que sucede en al ámbito de la cultura, o sea, todo lo que hacemos los hombres y mujeres que habitamos, nos queremos y devoramos en una urbe como Caracas. Para mi, "Pateo urbano" es una atalaya (nada que ver con la revista respetable de los Testigos de Jehová) desde la cual se podrá atisbar lo que ocurre alrededor del despiste normal de una ciudad estresante. Vale decir, aquí se escribirá de eventos que sucedan, espectáculos, manifestaciones callejeras (me interesa mucho la realidad del "pateo urbano") Hay tanto que ver y tenemos poco tiempo, acaso mucho si lo sabemos invertir.

Comenzaré hablando acerca, ¡Ufff! ¡Es demasiado! de lo que escuché por los medios de comunicación social, del terrible y misógino incidente ocurrido en el Estado Táchira en un programa de televisión entre un periodista de apellido Azócar y la diputada Iris Valera. Todo pasa, precisamente por un libro, después no digamos que las palabras se las lleva el viento, en donde este profesional de la comunicación hace referencia a un hecho muy doloroso para cualquier mujer como es la pérdida de un hijo. Acoto que ni siquiera he visto el libro ni en imágenes televisivas. Si esto es así, lo cual no dudo, este "macho" debe retractarse por haber argüido semejante monstruosidad. Su creación literaria cuesta caro y él debe intuirlo.

La sensibilidad humana y la dignidad ¡Por favor! no se compra en un puesto de perros calientes. Yo no tengo hijos, sin embargo no es justo meterse con la muerte de un bebé. "Cuando se tiene un hijo se tienen todos los hijos del mundo", como dijo nuestro gran poeta (busquen el nombre, es un juego interactivo).

Hablando de concursos literarios...

Leí en el diario Ultimas Noticias del martes 20.11.2007 en la pag. No. 102 que el veredicto del IX Concurso de dramaturgia de teatro de títeres de la dirección de cultura de la Universidad Central de Venezuela fue declarado desierto. El jurado estuvo compuesto por los señores Luz Carlos Neves, Enrique Suárez y Pedro Riera.

Es terrible para el ambiente de las letras cuando un concurso del ejercicio de la escritura queda vacío. Hay algo que revisar. ¿Será que no hay talento para escribir? ¿Será que la generación de atrás no le interesa el poder de fruición y de movilización que tiene la escritura? ¿Será que los llamados intelectuales, académicos, escritores no se dedicaron a formar a los "chamos" y "chamas" y a nosotros los trentones en la literatura? ¿Qué pasó? ¿Será que no se quiere aperturar una calle nueva en la cultura? En la calle hay movimientos sociales y artísticos; ¿Por qué no los hay en los claustros académicos como universidades, escuelas y demás Instituciones educativas y formativas?

Otro tip para reflexionar.
Ciao...panas urbanos

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…