Ir al contenido principal

Altar

Verónica relee una carta de despedida que recibició una vez de una mujer de belleza contundente y peligrosa a la que Verónica hizo el favor de dejar libre en contra de su voluntad.

Será otra la que te desnudará. La que te quitará la ropa con tiernos cuidados o con ansiosos ademanes, la que se inclinará sobre tí. te apartará el cabello del rostro te besará con sabiduría o con algo de rusticidad, según el día, el tiempo o la respuesta que insinúes; te sujetará firme o displicentemente por las muñecas y será bajo el peso de su cuerpo en movimiento que te agitarás o te quedarás dócil y tranquila esperando o hasta exigiendo con un toque de ira, simple impaciencia, o casi suplicando. Ni siquiera siento celos o furia: imposible sentirlos; padezco simplemente una pérdida. Y aunque ya no te interese, también tu padeces una pérdida: mi entrega, la docilidad de una fiera con las heridas restañadas por tu cuerpo, mis gemidos, la pasión de mis días, el volver a tomarme por un brazo, el robarme un beso, el imponerme con dulzura tu voluntad o el disfrutar la sumisión de seguirme sin queja. No sólo yo quedo vacía. Mi belleza te perseguirá.

Verónica siente remordimientos porque la mujer de belleza contundente y peligrosa sufrió horrores por su causa... Verónica siente el rigor de la belleza contundente y peligrosa que no volverá a tener, y la nostalgia de la piel que da sed, y la sensación de los ojos acariciados por su figura deslumbrante, y el orgullo de una decisión sensata.

Gisela Kozak Rovero. Pecados de la Capital y otras historias. Monte Ávila Editores Latinoamericana. Caracas, 2005

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Está bacancísimo el cuentesito este. A.G.
Anónimo ha dicho que…
"La literatura es un fruto extraño. A veces se conoce de ella sólo la cáscara, de colores y texturas tentadoras. La cáscara es eso, una cubierta que oculta los verdaderos jugos, la pulpa, almíbares, asperezas y caldillos. Porque es dentro del fruto donde está lo dulce que,en variedad de matices, despiertan los sentidos, inducen al goce, enseñan infinitos caminos con el saber inigualable de los descubrimientos."
Lilia Lardone. La construcción de la escritura.
A.G.

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…