Ir al contenido principal

Teatro en Caracas


Caracas , como toda capital latinoamericana, se caracteriza por presentar espectáculos teatrales, óperas, ballets, danzas contemporáneas y las mal llamadas populares en infraestructuras hechos para tal fin, asimismo se presentan manifestaciones culturales de calles en otros espacios no convencionales.


Cuando se camina por cualquier recoveco de la urbe alocada que es este nuestro valle del Guaraira Repano (voz indígena) nos topamos con cualquier función de títeres, de zancos y malabares, la mayoría, por cierto, bastante lamentables en cuanto a su baja calidad estética y de contenido.


La política cultural actual no permite mucho la expresión de autores y montajes teatrales "burgueses", entendiéndolos como dramaturgos (as) y montajes reconocidos en el ambiente teatral de la comunidad mundial. Eso es discutible. Muy discutible. Las salas de teatro son para otra cosa y si las requieres debes cancelar una gran suma de dinero para obtenerla, tales los casos del CELARG (Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos), al igual que es una hazaña obtener una sala pequeña para presentar una obra de teatro, verbigracia el espacio de la Iglesia de San Pedro en Los Chaguaramos, regido por el grupo del Taller Experimental de Teatro TET. Ese lugar parce un claustro de monjes tibetanos.


Toda esta diminuta disertación la hago por el hecho de que en una época en Caracas, me refiero específicamente a los años 1970, se podía observar una dinámica escénica interesante. existían autores (as), montajes, experimentos como happenings, performances y demás manifestaciones que prometían un futuro "cierto" en la escena nacional. Todos los intelectuales, artistas, cultores, investigadores, docentes, críticos y público en general se afanaban por realizar representaciones con mucho respeto para los espectadores. ¿Quién no recuerda los textos dramáticos de la santísima trinidad, Isaac Chocrón, Román Chalbaud. José Ignacio Cabrujas? ¿Y qué tal Ibrahim Guerra? ¿Y la obra Al Unísono (1972) de Elizabeth Shön, llevada a escena por el grupo Arte de Venezuela del director Levy Rossel? En septiembre de 1971 se presentó Tu país está feliz de Antonio Miranda bajo la égida del grupo de Teatro del Ateneo de Caracas, dirigido por el desaparecido argentino Carlos Giménez.


No sé en realidad qué pasó. ¿El camino se esfumó? ¿Se transformó? ¿Se hizo mejor o peor?. Preguntas que quedan en el aire.


Debo acotar que no pertenezco a esa generación. Soy de los años 1980. Lo que sucede es que, a veces me pregunto hasta cuándo somos una urbe nueva, con raíces nuevas, un hombre y una mujer nueva, me da la impresión que nos disgusta nuestro pasado, que demás está decirlo, es un pretérito, quizás menos rico en referencia a epopeyas y gestas, según algunos estudiosos de la Historia, pero nos pertenece y es menester no olvidarlo.


La escena nacional está allí. Cuando nadie apostaba por ella, sólo algunos actores, actrices y cultores apostaron por su crecimiento. Una de ellas fue la actriz Mimí Lazo. Vaya mi apoyo a su tesón. Si no nos gusta, hay que aplaudirla por mantenerse en las "tablas" cuando nadie lo hacía, o por lo menos lo acometían muy tímidamente.


El teatro es más que un montaje basado en un texto, sea regular o de los mejores, va más alláde una presentaciones de títeres y de circo, no es sólo bailes folclóricos, ni son premios ni concursos como el Festival de Monólogos, ni los de danza. Las artes escénicas en Caracas requiere de una política concatenada con la realidad de las comunidades de barrios, urbanizaciones o caceríos. La diversidad cultural es extremadamente próspera. Hay que ir a las escuelas y a cualquier lugar donde existamos los hombres y mujeres de cualquier pluralidad.


La enseñanza del teatro nos exige la biodiversificación de expresiones. Se necesita una educación y un aprendizaje de culturas locales y universales.

Comentarios

CresceNet ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…