Ir al contenido principal

La música cañonera

La música cañonera

Se denomina de esta manera a la música que nace en Caracas a principios del siglo XX, como resultado de un fenómeno de centralización y de confluencia de varios factores culturales.

El deseo de la gente que comenzaba a trasladarse a la capital -procedente de toda Venezuela- de interpretar la música de sus respectivas regiones, los llevó a utilizar la instrumentación que tuviesen a mano.
Es ésta la causa que conlleva a que en el mismo género encontremos tan variados instrumentos, que van desde la mandolina y el violín, hasta la trompeta y el redoblante. Y éstos estilos tradicionales, con la nueva dotación, en un medio ambiente distinto y con todas las influencias que ejercieron músicas de otras partes del mundo, sufrieron una lógica alteración.

El resultado de este fenómeno, sumado a un lenguaje citadino y (generalmente) jocoso, dio como fruto un tipo de música, que se puede considerar la primera expresión urbana entre la música venezolana, y que tuvo un fuerte arraigo en el pueblo de las crecientes ciudades de la Venezuela de los años 30.Existieron en los comienzos dos tendencias que se desarrollaron en este género. La primera era de "serenata" y en ella solía cantarse, y los instrumentos eran de sonido suave, acorde al estilo. En esta tendencia los instrumentos que se utilizaban solían ser el "cuatro" (especie de guitarra pequeña de cuatro cuerdas, típica de Venezuela), la guitarra, la mandolina, el violín, charrasca de cobre, tambor e incluso el arpa.
La segunda corriente fue la que se desarrolló en los "mabiles", centros de tolerancia donde se podía bailar. Los músicos de estos locales utilizaban instrumentos mucho más estridentes como la trompeta, el saxo alto, el trombón, maracas y el redoblante. En estos casos el repertorio solía ser instrumental, alternando la melodía con improvisaciones.

La mayoría de los músicos que interpretaban este género eran músicos sin escuela, por lo cual casi siempre lo hacían por propinas. Y fue a ellos, los que conformaban las orquestas "Vente Tú", a quienes se les puso el remoquete de Cañoneros.



Tomado de www.loscanoneros.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…