Ir al contenido principal

Historia caraqueña

Leoncio Martínez

Este hombre de la música y las letras, nació en la ciudad de Caracas el 22 de diciembre de 1888, fruto de la unión entre Juan Martínez Zozaya e Isabel Martínez.

Una de sus labores más conocidas fue la fundación junto a Francisco Pimentel (Job Pim) en 1923, del semanario humorístico “Fantoches”, del cual fue director y colaborador asiduo. Empleaba el seudónimo de “Leo” para redactar columnas de crítica literaria, taurina y de actualidad, así como también hacía críticas bastante jocosas y de aversión al gobierno gomecista en la sección “Leo y Comento”. A pesar de la aclamada polémica que en su momento causó la publicación, el dictador Juan Vicente Gómez ordenó su cierre inmediato. En su labor de periodista también contribuyó en la escritura de reportajes y artículos de opinión en periódicos y revistas venezolanos como “La Voz del Pueblo”, “El Cojo Ilustrado” (1908), “El Nuevo Diario”, “La Linterna Mágica” y “Pitorreos” (1913).Desarrolló sus virtudes literario - artísticas al aportar trabajos como cuentista y versificador, aunado a sus dotes de caricaturista costumbrista. Desde éstas intervenciones, logró otorgarle otro carácter al sector publicitario venezolano, otorgando a los productos de consumo masivo de facturación nacional e internacional, una estética acorde con la época.

Los novedosos anuncios publicitarios luminosos fueron también creación de Martínez, quién se dedicó a decorar cualquier esquina caraqueña con bombillos, luces pintadas y telas texturizadas que cambiaba cada mes, para lograr diversos efectos de iluminación.Las salas de teatro de la Caracas de antaño, también gozaban de las exquisitas decoraciones del escritor. Una de las escenografías más destacadas fue la que desarrolló para la zarzuela de “Un acto y 3 cuadros Alma Llanera” de Rafael Bolívar Coronado y Pedro Elías Gutiérrez.

La música era otra de las fuertes pasiones de Martínez, componiendo en diversas ocasiones las letras de algunos temas de corte popular como “Dama Antañona” y “La Musa del Joropo”. A raíz de su encantamiento por las notas y las melodías, creó revistas musicales como “Sin Cabeza”, la cual fue fundada en 1914 con la participación de Rafael Guinand, así como “Nenelisk” (1917) y “El Conflicto”(1917), siendo ésta última una creación conjunta con Francisco Pimentel y Armando Benítez. Durante los gobiernos de Juan Vicente Gómez y de Eleazar López Contreras , Leoncio Martínez fue encarcelado varias veces, por sus fuertes intervenciones políticas. En el año 1932, publicó una serie de cuentos llamados “Mis otros Fantoches”, mientras que sus escritos poéticos fueron editados con posterioridad entre 1943 y 1944. Algunos de sus más célebres dibujos fueron recuperados por Aquiles Nazoa en 1959. Luego de la muerte de Martínez el 14 de octubre de 1941, un legado lleno de expresión, música y humor quedó en manos de los venezolanos y de aquellos que incursionaron en el mundo de las artes. El semanario “Fantoches” fue reabierto luego de su deceso y recibió colaboraciones de destacadas figuras de las letras como Arturo Uslar Pietri , Carlos Eduardo Frías, Mariano Picón Salas , Ramón Díaz Sánchez, Arturo Croce, Pedro Emilio Coll y Luis Urbaneja Achelpohl.

En su segunda etapa, la polémica publicación se convirtió en referencia obligada de la literatura nacional, al promover concursos de cuentos que dejaba en evidencia ante los ojos del mundo, el efervescente talento de los escritores venezolanos.

Fuentes consultadas: Fundación Polar (1997). Diccionario de Historia de Venezuela. Caracas. Venezuela.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Una interesante página de la historia venezolana.Las biografías de Leoncio Martínez y del general Juan Vicente Gómez son bien sabrosas. Lástima que la extensión del relato te haya aconsejado no profundizar en un tema que sigue siendo de tremenda actualidad. A.G.
bruno mateo ha dicho que…
gracias por su comentario.

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…