Historia caraqueña

Leoncio Martínez

Este hombre de la música y las letras, nació en la ciudad de Caracas el 22 de diciembre de 1888, fruto de la unión entre Juan Martínez Zozaya e Isabel Martínez.

Una de sus labores más conocidas fue la fundación junto a Francisco Pimentel (Job Pim) en 1923, del semanario humorístico “Fantoches”, del cual fue director y colaborador asiduo. Empleaba el seudónimo de “Leo” para redactar columnas de crítica literaria, taurina y de actualidad, así como también hacía críticas bastante jocosas y de aversión al gobierno gomecista en la sección “Leo y Comento”. A pesar de la aclamada polémica que en su momento causó la publicación, el dictador Juan Vicente Gómez ordenó su cierre inmediato. En su labor de periodista también contribuyó en la escritura de reportajes y artículos de opinión en periódicos y revistas venezolanos como “La Voz del Pueblo”, “El Cojo Ilustrado” (1908), “El Nuevo Diario”, “La Linterna Mágica” y “Pitorreos” (1913).Desarrolló sus virtudes literario - artísticas al aportar trabajos como cuentista y versificador, aunado a sus dotes de caricaturista costumbrista. Desde éstas intervenciones, logró otorgarle otro carácter al sector publicitario venezolano, otorgando a los productos de consumo masivo de facturación nacional e internacional, una estética acorde con la época.

Los novedosos anuncios publicitarios luminosos fueron también creación de Martínez, quién se dedicó a decorar cualquier esquina caraqueña con bombillos, luces pintadas y telas texturizadas que cambiaba cada mes, para lograr diversos efectos de iluminación.Las salas de teatro de la Caracas de antaño, también gozaban de las exquisitas decoraciones del escritor. Una de las escenografías más destacadas fue la que desarrolló para la zarzuela de “Un acto y 3 cuadros Alma Llanera” de Rafael Bolívar Coronado y Pedro Elías Gutiérrez.

La música era otra de las fuertes pasiones de Martínez, componiendo en diversas ocasiones las letras de algunos temas de corte popular como “Dama Antañona” y “La Musa del Joropo”. A raíz de su encantamiento por las notas y las melodías, creó revistas musicales como “Sin Cabeza”, la cual fue fundada en 1914 con la participación de Rafael Guinand, así como “Nenelisk” (1917) y “El Conflicto”(1917), siendo ésta última una creación conjunta con Francisco Pimentel y Armando Benítez. Durante los gobiernos de Juan Vicente Gómez y de Eleazar López Contreras , Leoncio Martínez fue encarcelado varias veces, por sus fuertes intervenciones políticas. En el año 1932, publicó una serie de cuentos llamados “Mis otros Fantoches”, mientras que sus escritos poéticos fueron editados con posterioridad entre 1943 y 1944. Algunos de sus más célebres dibujos fueron recuperados por Aquiles Nazoa en 1959. Luego de la muerte de Martínez el 14 de octubre de 1941, un legado lleno de expresión, música y humor quedó en manos de los venezolanos y de aquellos que incursionaron en el mundo de las artes. El semanario “Fantoches” fue reabierto luego de su deceso y recibió colaboraciones de destacadas figuras de las letras como Arturo Uslar Pietri , Carlos Eduardo Frías, Mariano Picón Salas , Ramón Díaz Sánchez, Arturo Croce, Pedro Emilio Coll y Luis Urbaneja Achelpohl.

En su segunda etapa, la polémica publicación se convirtió en referencia obligada de la literatura nacional, al promover concursos de cuentos que dejaba en evidencia ante los ojos del mundo, el efervescente talento de los escritores venezolanos.

Fuentes consultadas: Fundación Polar (1997). Diccionario de Historia de Venezuela. Caracas. Venezuela.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Una interesante página de la historia venezolana.Las biografías de Leoncio Martínez y del general Juan Vicente Gómez son bien sabrosas. Lástima que la extensión del relato te haya aconsejado no profundizar en un tema que sigue siendo de tremenda actualidad. A.G.
bruno mateo ha dicho que…
gracias por su comentario.