miércoles, 5 de septiembre de 2007

Escuela de teatro

En la calle paralela a la avenida Baralt, hacia el este, subiendo por el Banco Central de Venezuela, y pasando la iglesia de Altagracia, la plaza del BCV, el Ministerio de Educación, la Junta Parroquial se llega a una casa de color blanco ubicada en la esquina el cuño con una pequeña y casi invisible placa que dice Escuela Nacional de Artes Escénicas César Rengifo. En esta casa funciona esta Institución cultural. En ella se encontrarán con una exposición mal montada del extinto pintor y escritor caraqueño César Rengifo. La Escuela forma a técnicos medios especializados en tres áreas de teatro: actuación, diseño y gestión teatral. Lo que equivale a decir un bachillerato en teatro. La infraestructura cuenta con dos sendas salas para las clases: una para la actuación (llamada estudio negro o sala Esther Bustamante) y la otra para los ejercicios de la materia expresión corporal (llamada estudio blanco). Pero no nos ilusionemos, estos dos espacios se encuentran en un estado deplorable, hay filtraciones por casi todo el techo, lo que permite que se formen depósitos de agua estancada con sus respectivos zancudos patas blancas. Las paredes muestran dibujos muy naif causados por las filtraciones de agua que se chorrean a lo largo. Al centro de la Escuela se encuentran sembrados dos árboles de mango. Se supone que allí funciona el Museo Nacional del Traje Teatral y Centro de documentación del Teatro, cosa que parece incierta porque no se puede apreciar ningún traje en exposición y si se pide algún programa de mano de una obra de teatro no lo tienen. Lo que sí funciona es la biblioteca especializada en textos teatrales, pero si quieren solicitar algún libro deben llevar todos los datos del mismo, porque no existe el asesoramiento bibliográfico.

La Escuela de Teatro, lamentablemente no presenta montajes para el público en general, hay una contradicción. Si una Institución de formación teatral no presenta obras, ¿cómo saber el alcance de su metodología de estudio? Sólo me resta advertir que este es otro punto para visitar y conocer de nuestra capital.