domingo, 5 de febrero de 2017

Me comí la Reina pepeada.


Por Bruno Mateo
@bruno_mateo



El pasado 02 de febrero de 2017 se presentó a sala llena el montaje de “Reina Pepeada” de Román Chalbaud bajo la Dirección general y puesta en escena de Jorge Souki , Producción general de Carlos Díaz y Producción ejecutiva de Douglas Palumbo, Alberto García y Jorge Souki en el B.O.D Centro Cultural. Un montaje lleno de hilaridad de principio a fin. El momento histórico de la obra lo situamos en la democracia bipartidista representativa donde el personaje de Casilda interpretado por Caridad Canelón añora la presencia de Rómulo Betancourt como supuesto salvador de Venezuela.  Casilda vive con su hija Reina, que es interpretado por Norkys Batista, en una casa que se encuentra encima de la arepera La Reina Pepeada, allí trabajan con un gai afeminado de nombre Juan De Mata, interpretado por Oswaldo Maccio. La arepera está situada muy cerca de lo que se llamó el Congreso Nacional. Reina tiene como marido a Benito interpretado por Aroldo Betancourt y un hijo malandro  llamado Alberto, encarnado por Eulices Alvarado. Los otros personajes que pululan por la “Reina Pepeada” son Romerito llevado a escena por el actor Djamil Jassir; Carlos, interpretado por Homero Díaz y la participación especial de Carlos Sánchez Torrealba como Jeremías.

Al entrar a la sala de teatro vemos una imponente y muy bien hecha escenografía, diseñada por Ricardo Morales, una estructura funcional para la puesta en escena, con colores que no distraen la escena; el juego de iluminación de José Jiménez nos lleva a cada ambiente y a cada momento del día; en cuanto al vestuario de los años ochenta, diseñado por Angélica “Queca” Gómez Castro, lo encuentro muy adecuado en cuanto a sus colores chillones y detalles como las hombreras. El significante de la escena está muy bien cuidado e investigado.

De las actuaciones puedo decir que el conjunto de la troupé estuvo a la  altura de una armónica conjunción de adecuadas interpretaciones. Cada uno de los actores demostró con sus personajes la asimilación del texto de Chalbaud. Los histriones jugaron en el escenario entre ellos. Cada quien logró su momento de brillo sin opacar a su compañero. Caridad Canelón se desplazó en el escenario con mucha veteranía y supo atrapar al público desde su primera aparición en escena. De Norkys Batista puedo decir que quedé  sorprendido porque veo cómo ha crecido como actriz en las tablas, demostró que no sólo sabe hacer su trabajo en la Tv sino que se ha puesto a la altura de las exigencias del teatro, el actor Oswaldo Maccio fue la delicia del público con su personaje Juan de Mata, revolucionó la sala con sus peripecias y su voz chillona, su interpretación del gai, que por las noches imita en discotecas de ambiente a Gloria Stefan, fue muy bien ejecutada. ¡Mis parabienes para Maccio! En general, todos los comediantes, en conjunto consiguieron deleitar a la audiencia asistente porque entre ellos prevaleció el juego, elemento estructurador del teatro.

El texto de Chalbaud es una crítica a los políticos por no resolver los asuntos del pueblo que los escogió, vemos como la gente, en este caso el personaje de Casilda, se aferra a alguien como si fuera un Mesías que le va a solucionar sus problemas. Casilda y Reina son oriundas de algún pueblo de Venezuela y tienen la esperanza de que si se trasladan a Caracas, la Capital, todo irá mejor y, realmente, se convierten en seres marginados del Sistema.

La “Reina Pepeada” De Chalbaud dirigida por Souki es una excelente opción en esta temporada de teatro 2017.