Ir al contenido principal

No me invitaron



Querido César, te escribo para decirte que estoy muy feliz y orgullosa de que te hayan llevado al Panteón Nacional; hoy cuando veo por televisión tu Acto de Inhumación con tanta gente importante, me siento henchida de emoción y un poco triste también porque no me invitaron, ¿por qué no me invitaron? ¿Hice algo malo? Hoy 10 de mayo de 2016, vi al Presidente de Venezuela, emocionada vi al Ministro de cultura, estaba tu hija y también tus segundos hijos, el Movimiento de Teatro César Rengifo. Los ojos se me llenan de lágrimas. Al fin reconocen tu importancia en el campo del teatro. Desde mi lugar de siempre en la esquina del cuño cerquita de tu ahora lugar de descanso eterno pienso en aquel año en que me dieron tu nombre como epónimo, abrí las puertas a tantas muchachas y muchachos para darles clases, por cierto, con los programas de estudios que me diseñaste. ¿Te digo un secreto? Últimamente me he sentido un poco enferma. No he tenido personas que me quieran. No hay nadie que me quiera dirigir a puerto seguro. Me siento usada. Pero no creas que he dejado mis enseñanzas a tantos jóvenes que, actualmente, son personas que logran llevar el teatro venezolano hacia adelante y con la cabeza en alto. ¿Por qué no me invitaron? Si es que no me quieren, me hubiera sentado en una esquinita sin hacer ruido. Sólo quería estar allí para aplaudirte o suspirar por este tan grande honor. ¡Ummm! ¡Qué orgullosa me siento de llevar tu nombre! Yo no te uso. Yo te llevo en mis paredes, salones, estudiantes y, sobre todo, en las clases diarias, en las cuales les transmitimos a nuestros alumnos tu legado, tu amor por la Patria de Bolívar y, a veces, lo hacemos con pocas cosas porque me han olvidado, pareciera que quisieran más a tus nuevos hijos que a mí, aunque  creo que también son valiosos. A mí que llevo años junto con los docentes enseñando el difícil arte del teatro y el más difícil arte que es la ética y tu ideología, querido César. ¿Por qué no me invitaron? No siento rencor, si no tristeza porque en Venezuela se olvidan de su pasado; los líderes de la cultura se olvidan del pasado y sólo dan cobijo a lo que ellos creen es novedoso. Quería ir al Panteón Nacional para ofrendarte mi amor eterno. Discúlpame, pero no me invitaron.

Con mucho amor para ti, la eterna,

Escuela Nacional de Artes Escénicas César Rengifo.
Escrito por : Bruno Mateo (egresado de la Escuela Nacional de Artes Escénicas César Rengifo y ahora Docente de la misma Institución)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…