Ir al contenido principal

De “Cuando el día viene mudo”


Por Bruno Mateo
@bruno_mateo
@avencrit

 

Desde el viernes 24 de octubre de 2014 se está presentando en el pequeño escenario del Laboratorio teatral Anna Julia Rojas en Bellas Artes, Caracas, la pieza CUANDO EL DÍA VIENE MUDO del dramaturgo peruano Diego  La Hoz (Lima, 1971), dirigida por Jan Thomas Mora Rujano para el Grupo de teatro Jóvenes Actores de Vargas con las actuaciones de Elmer E. Pinto y Gabriel Sulbarán.

Con una puesta en escena bastante sencilla sin el recurso efectista Mora Rujano nos presenta un montaje basado exclusivamente en las interpretaciones de los personajes para así tratar de trasmitir la esencia un tanto poética del texto dramático, logrando en muchas ocasiones escénicas dicho propósito gracias a las sinceras actuaciones de los jóvenes intérpretes que aunque con algunas fallas en cuanto a la técnica sobre todo de expresión corporal estos nuevos actores nos regalaron una verdadera entrega a la hora de caracterizar cada uno de los caracteres bajo sus responsabilidades. La hora y media de duración del espectáculo nos paseó por los intríngulis del amor puro entre dos jóvenes sin llegar a la consumación corporal de éste con un paralelismo con la literatura y sus distintos exponentes. Un trabajo dramaturgístico interesante desde una perspectiva prístina de la homosexualidad en donde dos varones en cuanto a sexo y género se aman sin llegar a relacionarse sexualmente porque se presume que si lo llegaran a hacer ese sentimiento se rompería.

La planta de movimientos fue conducida a través del elemento coreográfico lo que potencia aún más la tónica poética del montaje que unido con la selección musical hacen un verdadero concierto armónico y estructurado con la idea de la metáfora literaria del texto.

CUANDO EL DÍA VIENE MUDO es un trabajo escénico bien concebido en cuanto a línea estética delimitado.  

 

Comentarios

Diana Hurtado Vargas ha dicho que…
El nombre del dramaturgo peruano es Diego La Hoz,y no Diego "De" La Hoz. Búsquelo en la web. ¡Gracias!

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…