Ir al contenido principal

DON PEDRO ELÍAS GUTIÉRREZ


Este excelente músico  venezolano, nació en  La Guaira el 14 de marzo de 1870, y era hijo del General  Jacinto Gutiérrez y de Doña Sofía Ana Hart de Gutiérrez, casados en segundas nupcias del General.

Desde su infancia,  Pedro  Elías mostró bastante inclinación por los estudios musicales,  pero como dice el profesor José Antonio Calcaño, en su libro “La Ciudad y su música”,  “Gutiérrez comenzó a estudiar a los 15 años con alguna oposición de sus padres.  Con el tiempo llegó a ser un verdadero virtuoso del contrabajo:   sin duda fue el mejor contrabajista de Venezuela.  Su talento natural  era extraordinario y su facilidad asombrosa. Faltó algo de método y sistema en su preparación musical, que fue en gran parte la de  un autodidacta, pero esto quedó compensado con la fecundidad de su talento”.

Los estudios primarios los hizo Pedro Elías Gutiérrez  en el  Colegio Santa María, que regentaba el sabio Agustín  Aveledo,  quien se admiraba de la facilidad con que  Pedro Elías sacaba sus notas musicales de las gomitas templadas de sus botines.

Su  primera composición fue  “Marcha triunfal a María”, escrita a los 16 años de edad,  la cual entró a formar parte del repertorio de las bandas y conjuntos de iglesias y retretas. Otras piezas escritas con pseudónimos  se extraviaron para siempre.

En 1889 estrenó con gran éxito, en el Teatro Municipal de Caracas, su  “Sinfonía”, bastante ovacionada por el público que pedía la presencia en escena del autor, pero  Pedro Elías no se presentó.  El Presidente de la República  Dr. Juan Pablo Rojas Paul, por medio de un edecán mandó a buscar a Gutiérrez y lo llevaron al Palco Presidencial,  y allí le invitó a visitarlo a la Casa Presidencial,  donde le ofreció una beca para cursar estudios musicales en Roma, pero nuestro músico no quiso aceptarla, aunque agradeció la gentileza, argumentado, que la negativa se debía a que le era imposible dejar sola a su señora madre. Conmovido con esta respuesta,  el  Dr. Rojas Paul, le concedió el Busto del Libertador – la condecoración más alta que existía-, y la Medalla de Instrucción Pública

Pedro Elías tomó parte  activa en la Fundación de la “Compañía Infantil Venezolana”[1],  y con letra de Ruiz Chapellín  pone música a la zarzuela “Un Galllero  como pocos”, estrenada en el teatro Caracas el 9 de noviembre de 1890: también compuso la música de la zarzuela “ Percance en Macuto”.

Se mantuvo un tiempo alejado de las actividades  musicales, cumpliendo deseos de su señora madre, dedicándose a negocios diversos.

El 21 de Octubre de 1893, contrajo matrimonio con la joven Laura Santos  Alfaro, de cuya unión nacieron sus hijos: Pedro Antonio, quien llegó a ser Ministro de Sanidad en 1952: Tito y José: Laura Margarita casada con el político Don Pedro del Corral. Fue Pedro Elías, hermano de Don Pedro Elías Gutiérrez  Coll, por parte de padre, funcionario que ayudó a fundar la Academia Nacional de la Historia.

Cuando murió su madre, empieza a componer, logrando escribir “Responso” y “Requiem”, a tres voces,  pieza  que fue estrenada el  25 de Abril de 1895. Recibió clases de don Trino Gil y luego ingresó a la Escuela de Bellas Artes, donde obtuvo el 8 de marzo de 1899, el Laurel de Oro, en un concurso cuyo tema era el “Ave María”.

Finalizando el siglo XIX viaja a Ecuador, invitado por el General  Eloy Alfaro, Presidente de ese país y que era su pariente político. Allí le ofrecieron la Dirección de la Banda Nacional de Quito, pero no aceptó, pero les compuso el vals “ Geranio”.

Ingresó luego como instrumentista de la Banda Marcial, y luego pasó a desempeñar el cargo de Subdirector de la misma.  El día 8 de febrero  de 1911 fue nombrado Director, y en 1912 Instructor de Bandas, cargos que desempeñó hasta el día de su jubilación.

El 21 de octubre de 1943, con motivo de celebrar sus Bodas de Oro matrimoniales, compuso su vals “Bodas de Oro”, y aprovecha la misma ocasión, para estrenar en la Misa de Acción de Gracias celebrada ese día, un “O Salutaris” y un “Ave María”.

Debido a una afección crónica de la retina, sus familiares le piden al Presidente Isaías  Medina Angarita, que le conceda la jubilación,  pero ese no accede, porque piensa que un retiro repentino del Maestro Gutiérrez  le ocasionaría la muerte.  A fines de 1953 enferma repentinamente y le son administrados los auxilios espirituales por Monseñor Moncada.  Pedro Elías es trasladado a Macuto, donde se agrava, muriendo el 31 de mayo de 1954, a las dos de la tarde.

Don Pedro Elías Gutiérrez recibió honores militares al salir el féretro de la Quinta “El Milagro” en El Paraíso, siendo  enterrado  en el Cementerio General del Sur, rezando los servicios religiosos el Ilustrísimo Monseñor Doctor Rafael Arias Blanco, Arzobispo de Caracas, también  guayreño

Don Pedro Elías Gutiérrez dejó piezas bellísimas que dan lustre a nuestra a nuestra música.  Pasodobles, gavotas, valses, zarzuelas, fantasías líricas y militares, joropos, música sacra, todas ellas producto de su imaginación y de su talento.

Aún se escuchan sus valses  “Celajes”,  “Geranios”,  “Laura” ,  y otros más muy románticos,  pero fue “Alma Llanera” ,  joropo estrenado el 19 de septiembre de 1914 en el “Teatro Caracas” que popularizó y dio nombre al maestro Gutiérrez, pues caló hondamente en el alma de pueblo venezolano, y está considerada como el segundo Himno Nacional de Venezuela. Esta pieza, era parte de una zarzuela puesta en escena por la Compañía Martínez Rueda, la cual llevaba ese mismo nombre de “Alma Llanera”, con letra de Rafael Bolivar Coronado.

En una carta de 30 de diciembre de 1914, que Bolívar Coronado dirige al Presidente de la República, le dice: “Pedro Elías Gutiérrez  y yo,  hemos una selección de nuestra zarzuela “Alma Llanera”, y la estrenaremos esta noche –jueves--, en la retreta de la Plaza Bolívar.  Este estreno tenemos, no solo el vehemente placer, sino el honor muy alto en dedicarlo a usted, como una salutación de  “Año Nuevo”.

Pedro Elías Gutiérrez compuso también  “Un Gallero como pocos” y “Rubio en Madrid” , dedicada esta última al torero “Rubito” .  En 1921 escribió su “Sinfonía de la Batalla de Carabobo”, con letra de Rafael Montenegro.  En el Centenario de la muerte del Libertador compuso “Visión de Gloria”, “Himno a Bolívar” y “Entierro del Libertador”. También dedicó una Elegía al Dr. José Gregorio Hernández  y una “Marcha al Nazareno  de San Pablo”. Compuso Pedro Elías Gutiérrez una marcha al Cristo de la Salud[2].  Particularmente tuve la oportunidad de recibir clases de su hijo, el Dr. José Gutiérrez Alfaro, graduado de médico, cuando ejercía como profesor de la Facultad de Odontología, en la Escuela de Medicina que funcionaban conjuntas en la parroquia San José,  en Caracas.

El fallecido compositor recibió en vida muchísimos premios y condecoraciones.  En el Anfiteatro José Ángel Lamas, la Municipalidad  colocó una placa, al lado derecho de la Concha Acústica, en homenaje al Maestro,  el 25 de julio de 1954.

El 16 de abril de 1955 descubrieron un busto de Don Pedro Elías Gutiérrez en el Liceo “José Vicente de Unda de Guanare.

La Junta Conmemorativa de la Fundación de La Guayra, por gestión del señor Carlos F. González G, levantó un busto del Maestro Gutiérrez en la Intercomunal de Macuto, entrada del Teleférico.

El 14 de marzo de 1956, por iniciativa del Licenciado Bernardino Rosillo y por colecta popular  se le erigió un monumento en el Paseo del Calvario, en la Colina del Observatorio de Caracas.

Tomado de Crónicas y biografías de La Guayra de Luis Enrique González F.
De la biblioteca personal de Efrén Porras Cardozo


[1] La Compañía Infantil Venezolana fue la compañía de Teatro en la cual las “estrellas” principales fueron   Emma Soler y  el actor y Director  Teófilo Leal,  a partir de la época Guzmancista.
[2] El Cristo de la Salud es una imagen venerada en la Catedral de San Pedro Apóstol de la Guayra desde los tiempos de la Colonia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…