Ir al contenido principal

La “Buena gente” de La Caja de fósforos.

Foto Alexandra Blanca. Cortesía de El Nacional

Por Bruno Mateo
@bruno_mateo
@avencrit

 

Cuando se escucha hablar de la cultura estadounidense, por lo general,  nos remitimos a un espacio regido, exclusivamente, al consumismo desmedido por el  Capitalismo y a objetos culturales ligados a la tecnología alejada de una conciencia social, pero hay otra realidad, poco divulgada entre el común del colectivo, la cual está consciente de la problemática que implica la misma existencia humana; una buena oportunidad de descubrir esa otra faceta de la cultura del país del Norte de América  es acercarse a La Caja de fósforos en  Bello Monte en donde se propusieron  realizar el Festival de teatro contemporáneo estadunidense desde el 12 de julio al 12 de octubre de 2014 con un total de ocho espectáculos y tres conversatorios, entre sus montajes se encuentra Buena gente (15 de agosto-14 de septiembre) de David Lindsay-Abaire autor del drama Conejo Hole, lo que le valió el Premio Pulitzer en 2007, dirigido por Diana Volpe con las actuaciones de Carolina Leandro (Margaret), Jonathan Mora (Stevie), Eulalia Siso (Jean), Haydée Faverola (Dottie); Carlos Abbatemarco (Mike) y Rosalía Blanco (Kate); diseño escenográfico de Rafael Sequera ; iluminación de  Gerónimo Reyes y diseño de vestuario Raquel Ríos.

Un texto mordaz muy bien estructurado que nos conduce a la radiografía de unos personajes que dentro de su escala de valores poseen una moral regida por la satisfacción de  sus interés personales edulcorados con una pátina de “buena gente”. Diálogos ágiles, precisos que van deshojando las capas del drama hasta llegar al corazón del drama. Es una historia marcada por el destino materialista del ser humano.

En cuanto a la puesta en escena; se puede decir que Volpe supo resolver en el espacio reducido de la sala toda la dinámica de la obra; al principio, lo churrigueresco de la escenografía, una marca distintiva en el estilo de Sequera, choca en la visión panorámica del lugar, sin embargo, nos percatamos, durante el desarrollo del montaje, que los elementos escenográficos son funcionales. No hubo exceso de traslados de personajes, más bien es un montaje basado en lo textual cuya acción lo da, precisamente, la palabra.

Las interpretaciones de los personajes fue acertada, pienso que desde el mismo momento del “casting” de los actores, el cual encaja con la construcción ficcional del personaje; debo hacer una mención especial a la actriz Eulalia Siso quien atrapa al espectador desde el  mismo momento de su aparición; es un personaje brillante dentro de aquella comedia sarcástica de aquellos seres; la modulación de la voz nos permite acompasarnos con los distintos tonos de la dinámica dialógica.
  
Buena gente, es un montaje de esos que te hacen reconciliar con el teatro y que te permite ampliar tus horizontes imaginarios

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…