Ir al contenido principal

La Princesa Panchita

Elenco original en el Teatro Tilingo


Por Bruno Mateo
@bruno_mateo
@avencrit


Aún después de 40 años, la puesta en escena de La princesa Panchita dirigida por el chileno radicado en Venezuela Oscar Figueroa sigue divirtiendo, entreteniendo y enseñando a los niños sobre el valor del amor, la pieza con diseños de vestuario del desaparecido Elías Martinello causó gran satisfacción este domingo 20 de abril de 2014 en  la sala Antonieta Colón del Centro cultural Parque Central, por cierto un lugar amable con un personal atento dispuesto a hacer de tu estadía un momento muy grato, la pieza se presentó dentro de la programación de teatro infantil de la 3era edición del Festival de teatro de Caracas “Nos estamos viendo” bajo la producción de la compañía juvenil de la escuela de arte dramático del estado Aragua con las actuaciones de Oriana Brando como La princesa panchita, María Elena Prieto es El hada Chepa, Raquel Romero (La Reina Pancha), Ángel Pérez (el Rey Pancho), Eduard Acosta es Carmelito, Yannine Champion hace de Reina Carmela, José Rodríguez interpreta al Rey Carmelo, Weston Liscano y José Agustín Vásquez es el Príncipe Juan, Simón Añez (Príncipe Azul) y Larry Álvarez es el Príncipe Rudo, música original de Luis Advis, escenografía de Patricio Del Campo, asesoría técnica corporal  y plástica de Rocío Rovira.

La puesta en escena  es digna y muy acompasada con los distintos ritmos de cada escena dramática que requiere el texto escrito. La escenografía es funcional y se usa para recrear los ambientes de la obra, cada cambio de cuadro escénico se realizaba sin ningún esfuerzo y dentro de la coreografía de la planta de movimientos. Los diseños de vestuario del fallecido Elías Martinello son atractivos y acordes con cada personaje amén del toque artístico en las líneas del estilismo. El maquillaje jugó un papel en la conformación gráfica de los caracteres, es decir todos los elementos fueron en función de una puesta en escena bien definida con la finalidad de tener un todo estético acorde con la estructura dramática.
Elenco 2014

Las actuaciones de todos los intérpretes estuvieron, técnicamente, acordes, lo que implica que poseen una buena formación actoral; ahora bien, caben destacar las interpretaciones de Raquel Romero como la Reina Pancha quien con su carisma logra envolvernos en donde cada  gesto, cada movimiento, cada mirada nos indica que se está creyendo lo que hace a la vez que nos vincula con la situación escénica y el trabajo interpretativo de Simón Añez como el Príncipe Azul  que llena el espacio desde el mismo instante que penetra en el escenario, su personaje es el toque de locura dentro de la “seriedad” de la situación. Muy buena proyección de voz y clarísima dicción.

La princesa Panchita se puede considerar un clásico del teatro infantil en Venezuela en donde todos los elementos constitutivos del todo teatral trabajan en función de lograr un significante estético y ¡Vaya que lo logró! después de cuarenta años el montaje merece el sitial de honor dentro del teatro para niñas y niños.

 

 

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…