¡Qué aventura la de Akira!


Por Bruno Mateo

@Bruno_Mateo

De pronto me encontré en un bosque de la china siguiendo “La aventura de Akira” una obra de teatro para niñas y niños  escrita por Alejandro Arma  con la idea original de Paul Parrella dirigida por Karen Ruiz. El montaje se lleva a cabo en la sala Urban Clupé del CCCT. Un espacio un poco incómodo para la observancia de los espectáculos escénicos  por la arquitectura misma ya que originalmente no es diseñado para tal fin. No obstante, este sábado 13 de abril de 2013 a las 4 pm disfruté de esta deliciosa producción llena de colores con vestuarios muy bien confeccionados con una estética  inspirada en la Ópera de Pekín.  Es de resaltar el maquillaje de Mérida Ascanio, unos diseños creativos excelentemente dibujados.  El trabajo en sí se sale un poco de lo tradicional en el teatro infantil en cuanto trabajan con silencios, pausas y largos textos a los que los niños estaban muy atentos. El público infantil, fín último de esta producción de La Fundación La primera puerta, intervino durante toda la representación lo que es un buen indicativo de que las cosas se hacen bien.

Los actores muy comprometidos con sus personajes, sin menospreciarlos ni sacrificar sus interpretaciones por el excesivo diálogo improvisado que se da entre los actores y público, al cual nos tienen acostumbrados los montajes para niños porque piensan que hay que divertirlos de cualquier manera.  Akira, en la persona de Leonardo Aldana (Vitrinas-Televen) convence por su agilidad. Su  entrega en el escenario atrapa la atencion de todos. Sólo una sugerencia, que investigue un poco más sobre los samurais para que repercuta en una brillante actuación. Oshin e Izanagui, interpretado por Karen Ruiz, es el centro de la diversión.  Dinámico, audaz. El elemento del travestismo de la princesa a Oshin para transformarse en el fiel amigo del capitán Akira es un recurso bien equilibrado.  Ruiz como el jovencito campesino agricultor de arroz es una delicia. Gracioso, sin sobrepasarse, brincón sin rayar en lo fastidioso, fiel sin tocar lo cursi. Una buena interpretación.  Todo el equipo actoral es un bloque sólido que cumple artísticamente su labor de entrener.

La aventura de Akira” es un cuento chino bien contado con una delicada estética en donde se nota la investigación por parte del director de  arte Paul Parrella. Es un regalo serio en cuanto al trabajo en sí mismo y divertido para las y los pequeños de la casa.

Comentarios