Ir al contenido principal

FITC2013 "Nadie lo quiere creer”. Un sainete macabro.


Por Bruno Mateo
@Bruno_Mateo

El día jueves 21 de marzo de 2013 en el Teatro Municipal de Chacao, ubicado en la avenida Tamanaco de El Rosal del Municipio Chacao  uno de los 5 que forman el Distrito Metropolitano de Caracas, en Venezuela, abierto en 2011, se inauguró el XVIII Festival internacional de teatro de Caracas, con la pieza “Nadie lo quiere creer” de Eusebio Calonge para el Teatro inestable La Zaranda de Andalucía, Cádiz, España, un sainete muy particular que juega con los espectros del pasado con tono macabro. Definiendo al macabro como aquello que participa de la fealdad de la muerte y de la repulsión que ésta suele causar.

Tres personajes, una vieja  que vive recordando su glorioso pasado, lleno, según ella, de blasones, escudos y linaje, pero mutilada de brazos, en bancarrota y viviendo en un  casa grande en ruinas. Un hombre viejo, sobrino de ella, fracasado que sólo aguarda que su tía muera para heredar algo. Una mujer vieja que ha pasado la vida cuidando a la dueña de la casa viviendo en la espera de la muerte de la señora para también heredar. Tres seres anodinos que gravitan en un hogar derruido por el tiempo y accionando en el tiempo de lo que pudo haber sido y no fue. Una historia en modo subjuntivo.
Desde una perspectiva sociológica, y tomándome la licencia de un análisis comparativo entre la realidad española actual y esta pieza escrita y montada por un grupo español, podría decir que es una metáfora de la España contemporánea. Así como, es válido usar al personaje de Bernarda Alba de García Lorca como un símil entre la Iberia de 1936 en vísperas de la Dictadura franquista, también es legítimo pensar en esta vieja como la España vigente, la cual se encuentra, actualmente,  en una crisis profunda viendo hacia su pasado lleno de fantasmas.

El juego de la puesta en escena de “Nadie lo puede creer” se desarrolla en un espacio circular que nos refiere a un lugar estático, sin luz, sin hogar, es decir sin vida. Los ventiladores en escena nos hace imaginar olfativamente el olor a cloroformo, a lo necrofílico  de la casa. La pieza es de esos montajes que, al principio, pareciera no emocionar, pero a medida que avanza el diálogo y las acciones nos va introduciendo en un mundo distinto, en este caso, una realidad deliciosamente macabra. Delicioso en tanto los parlamentos de humor negro, muy típico de la identidad española. La ironía de Quevedo (1580-1645)  está en esas voces de los actores que nos dibujan en nuestros rostros espectadores una sonrisa trágica. Nos reímos de la  acción, pero lloramos por la realidad de esas palabras dichas, aparentemente a la ligera.
El grupo La Zaranda, después de más treinta años desde que emprendiera su periplo teatral, nos vuelve a encantar. Un trabajo con lenguaje propio que busca en las raíces identitarias de su imaginario cultural la memoria ancestral que trasciende a cualquier geografía por la invitación a reflexionar  sobre la fragilidad del ser individual dentro de un colectivo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…