Ir al contenido principal

La más fuerte

De izq a der: Estephanie Carrizales/Vanessa León

Por Bruno Mateo

 
Dentro de la vasta programación del FTC2013  organizado por Fundarte, la cual incluye un gran número de grupos de teatro nunca visto que hacen vida en Caracas,  se presentó en el “Eje del buen vivir”, Bellas Artes el monólogo “La más fuerte” (1888)  de August Strindberg dirigida por Sheila Colmenares, interpretado por Vanessa León y Estephanie Carrizales, una producción de Ángel Pelay para el naciente grupo “Las tres gracias”.

El montaje nos resultó un excelente trabajo  actoral y estético. Resulta que este intenso monólogo de la Señora X dirigido a la Señora Y (Amelia) ubicado en la fría Suecia nos lo ubican en la cálida zona tropical de Latinoamérica y entre los boleros más famosos de La Lupe las dos mujeres desnudan sus inquietudes amorosas por el mismo hombre. La esposa habla, la amante calla. La poderosa voz de la joven Estephanie Carrizales interpretando boleros nos dan un tiro certero a la pasión venezolana , a su vez la actuación justa de Vanessa León de una mujer frustrada que consiguió con una pírrica batalla a su marido nos lleva a compadecerla. La dirección de las actrices es un híbrido muy bien logrado entre las dos técnicas de actuación más usadas en el mundo: el naturalismo y el teatro físico.

Este monólogo fue llevado a escena estilo café concert, en donde los espectadores formamos parte del mismo montaje. Interactuamos directamente con el trabajo. Es un montaje bastante arriesgado por la combinación de géneros escénicos utilizados, pero debo decir con mucha responsabilidad que las jóvenes de “Las tres gracias” lo lograron. Tal vez, por su vasta preparación en la técnica actoral, las tres son egresadas de la Escuela nacional de artes escénicas César Rengifo y estudiantes de la Ucv, excepto Sheila Colmenares que es egresada de la misma casa de estudios. Lo que me lleva a pensar que la preparación académica y técnica es importante para enfrentar el teatro.

La puesta en escena y dirección general de Sheila Colmenares es atrevida. Atrevida en tanto tropicaliza una obra sueca con elementos propios de nuestra identidad: el bolero, el chiste que esconde el juego verbal sexualizado de los venezolanos, la voluptuosidad de las mujeres. Una mezcla de técnicas de actuación: la organicidad, el varieté, la interacción directa con el público, los movimientos propios de la biomecánica, todos con los boleros de La Lupe cantados  en vivo.  El montaje pasa de la comicidad;  de la diversión al drama; de la cantante simpática  a la mujer amante de un hombre casado envuelta en su propia baja autoestima; de la mujer irónica a la mujer rabiosa por estar atada a un hombre que no la ama. Es un trabajo muy rico en matices. Tal vez, no apto para ojos puristas del teatro. A aquellos espectadores acostumbrados al género natural y gracioso del teatro les chocará el montaje.

Un trabajo sencillo. Pocos elementos escenográficos. Un vestuario acorde con los personajes. Un montaje que, para quienes lo vimos, lo recordaremos como algo grato.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…