Ir al contenido principal

El acompañante

Maria Teresa Haiek/Domingo Balducci

Por Bruno Mateo

 
El 6 de noviembre fallece Isaac Chocrón, uno de los dramaturgos de las llamada “vacas sagradas” del teatro venezolano dejando entre los venezolanos obras que nos hablan de microcosmos particulares tales como La revolución  (1971), La máxima felicidad (1975), Los navegaos (2006) y El acompañante (1978), ésta última dentro del II Festival de teatro organizado por Fundarte, producción de AMARCORTeatro en manos de Israel Blanco  con las actuaciones de María Teresa Haiek y Domingo Balducci y dirección de Daniel Mago, la cual se llevó a  cabo en la Sala Doris Wells. Casa del artista. Los días 26 y 27  de febrero de 2013

Del texto de “El acompañante” puedo decir que es un fascinante juego en donde Chocrón nos enseña la manera como escribe su propio texto, es lo que se llama en el lenguaje, función metalingüística, los personajes de Estela Ramírez y José Lara son epítomes de la dramaturgia “Chocroniana”, personajes cuyas vidas no son lo que aparentan, esconden las miserias de su existencia. Los diálogos almibarados de Estela ocultan, como sus vestidos, pelucas, pestañas y tetas postizas la cruel soledad de ella; al igual que  detrás de la  aparente castidad de José hay un monstruo que quiere morir para escapar de su propia realidad. En esa casa oscura con aire acondicionado central en Maracaibo pasa algo deliciosamente sórdido.
Los actores entran en contacto inmediatamente con el texto,  su manera de hablar nos hace olvidar que estamos viendo teatro. Pareciera que viéramos a través de un huequito de la pared lo que sucede allí adentro, incluso cuando nos hablan directamente para exponer sus circunstancias. Pasan de un estado de ánimo a otro, de una situación dramática a otra de forma sutil, trabajan muy bien con los elementos.  Es recomendable para quienes se forman en actuación. El diálogo de ambos personajes, acompasados por las más famosas arias operáticas y la voz de todos los tiempos María Callas, son extremadamente inteligentes. Denotan algo conciso, pero connotan lo contrario; es por ello que esta pieza requiere de dos actores que sepan leer entre líneas y María Teresa Haiek nos muestra su manejo de la técnica actoral  en esta pieza y Balducci logra en su interpretación imprimirle un lado ambiguo a “Lara” bastante singular. Ambos logran acertadamente sus personajes.

El montaje es una metáfora de la vida sinsentido, dos personajes que esconden algo, dos personajes solos en un mundo que parece no corresponderles. Una realidad que se necesita de un acompañante para vivirla.


@bruno_mateo

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…