Ir al contenido principal

Crítica teatral:Tierra santa, paradoja de dos hermanos.



Tierra santa, paradoja de dos hermanos.

Por Bruno Mateo


Tierra santa” es la nueva pieza teatral del laureado dramaturgo venezolano Elio Palencia, que se presenta en el Teatro César Rengifo de Petare, bajo la dirección de Costa Palamides, las actuaciones de los experimentados Ludwing Pineda y Guillermo Díaz Yuma para conmemorar los cuarenta años del Centro de creación artística Tet, bajo la producción general de Karla Fermín a partir  del 2 de febrero de 2013.

Al entrar en la sala llama la atención la escenografía diseñada por Edwin Erminy la cual nos lleva a  un espacio árido que en combinación con la iluminación diseñada por Víctor Villavicencio me remite metafóricamente a las novelas del mexicano Juan Rulfo (1917-1986). Lugar vacío, tostado, seco. Tierra presta a ser fecundada por la imaginación del ser humano. Dos chinchorros a modo de sonrisas irónicas se dibujan en el espacio que perecen decirnos aquí no hay nada, aquí hay algo.

Un hombre sentado en su chinchorro, Segundo interpretado por Ludwing Pineda mira atento la televisión, ventana mágica, acaso maligna a otra realidad. Una realidad de comiquitas en donde siempre ocurre lo mismo. A su lado, tumbado en el otro chinchorro, otro hombre, Mayor, su hermano, actuado  por Guillermo Díaz Yuma, quien fue abandonado por su esposa y “querida”. Al despertarse comienza la inexorable revisión de sus vidas.  Segundo, el resentido; Mayor, el iluso. Poco a poco se va contando sus historias del pasado, del presente y del nunca llegado futuro. En su devenir aparecen tres adolescentes embarazadas, una tras otra, interpretada por Yazel Parra.

EL montaje es de ritmo lento, sostenido, constante. Poco a poco se va desarrollado la dramaturgia Palenciana que apunta hacia la exploración de la paternidad venezolana y su participación en la fecundación de un mejor vivir. Es de acotar que Palencia, en esta pieza, se aleja de la sexodiversidad como tema central y reflexiona sobre la responsabilidad que tenemos los hombres en labrar nuestro propio destino.

Las actuaciones de Ludwing Pineda y Guillermo Díaz Yuma nos reconfortan con el buen decir, con el gesto preciso, con  aquello magia de ver a un actor en una situación como si fuera otro. Es un deleite ver como estos dos actores nos transportan a esa tierra yerma. Tostada por el sol y la inercia. Ellos se creen lo que hacen. Nosotros nos creemos lo que ellos hacen. Maravillosas actuaciones.

Un caso especial es la joven actriz Yazel Parra que nos encantó con la interpretación de las adolescentes embarazadas. Merece un aplauso por sus impecables elaboraciones de los personajes. Cada uno es diferente de otro. Muy buen trabajo interpretativo.

Tierra Santa” es, por un lado, una denuncia de la indigencia material y mental de algunos seres humanos, pero, por  otro lado, es una metáfora de una tierra bendecida que espera por nosotros para ser preñada de buenas acciones. Mayor, se lo advierte a Segundo, lo importante es ser útil.

Recomiendo ver este montaje desde una perspectiva positiva y ver en  la carencia la oportunidad de convertir ese espacio seco en una “Tierra santa”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…