public-ARTE. Julio 2012. Maritza y sus muñecas de trapo. Entrevista




Maritza y sus muñecas de trapo. Entrevista
Por Bruno Mateo

Maritza Cabello, actriz, profesora de castellano y literatura de la Upel, muñequera
1.      Bruno Mateo: Quiero darte la bienvenida a este espacio en Publicarte, el periódico de la cultura en Caracas, me gustaría iniciar, preguntándote, ¿qué es una muñeca artesanal? ¿es lo mismo que una muñeca de trapo? ¿por qué hacer muñecas de este tipo, cuando el mercado ofrece tantas muñecas de alta tecnología?
Maritza Cabello: Una muñeca artesanal es la “muñeca de trapo” que se fabrica básicamente a mano. Los materiales usados para su elaboración son hilo y tela. Se aprovecha la tela en todas sus formas. Todas las partes de la muñeca se hacen de este material, desde los ojos, boca y el cabello. Es importante aclarar esto, porque también hay muñecas de trapo que se hacen con materiales plásticos para los ojos, la boca y usan versiones de nailon para el cabello. Son hechas con tela, pero industrializadas, fabricadas en serie. Lamentablemente hemos sido invadidos por esta sustituta en algunos de nuestros pueblos. Ahora ves por las carreteras muñecas tipo “fresita” como si fuera nuestra tradicional muñeca de trapo. Esa no es. Nuestra muñeca. ¿Por qué fabricar muñecas artesanales hoy? En primer lugar, por amor, sí. Cuando la abuela o la madre toma una sábana vieja y la convierte en un “ser” especialmente para ti, no tiene comparación. Para la persona que las hace se traduce en una especie de meditación. Mientras creas, piensas cómo combinar, cómo hacer tal o cual cosa y lo mejor es que se tiene una idea al principio de lo que quieres hacer, pero esos seres de tela, deciden como serán. ¡Sorprenden! Para el que lo recibe, pienso que es agradecimiento, ternura, además sabe que es única.
¿Por qué la computadora no desplazará el libro? Hay miles de versiones de Barbie, pero las muñecas de trapo siempre están y estarán  presentes.
2.      Bruno Mateo: ¿De dónde proviene esa fascinación suya por las muñecas de trapo, hoy llamadas muñecas artesanales?
Maritza Cabello: Cuando era niña no jugaba con muñecas. Prefería los juegos al aire libre y con los varones. Siempre quedaba inconforme con los regalos del Niño Jesús, pero un día  me trajo una máquina de coser en miniatura que cosía de verdad. Hasta ahora la recuerdo, Comencé a fabricar vestiditos para las muñecas. Con el tiempo descubrí que tenía facilidad para las  manualidades. Probé otras, pero siempre terminaba cosiendo. Me fascina la tela. En mi adolescencia compartía mi tiempo libre entre el teatro y la fabricación de adornos, tapetes, hasta sábanas. A mis 18 años conocí a María Angélica Campos. Una Directora y actriz teatral que fabricaba muñecos con su papá, el Sr Hernán Campos en La Candelaria y los vendían en la Sabana que siempre era de día y en el Ateneo de Caracas en Bellas Artes. Necesitaban alguien que los ayudara, así que con ellos aprendí la técnica para coser muñecos a mano y a  máquina, aprendí a cortar, a ahorrar la tela, a organizar un taller. Luego comencé a realizar mis propios modelos. A plasmar mi lenguaje. Nació mi muñeca urbana, inspirada en la tradicional venezolana.
3.      Bruno Mateo: Tus profesiones oficiales son profesora de castellano y literatura y actriz, ¿hay alguna relación entre ellas dos y la fabricación de muñecas artesanales?
Maritza Cabello: Todo tiene relación. Soy actriz-muñequera-docente. No separo. Mi primer salón de clase, un cuarto grado de la Escuela Fe y Alegría “Andy Aparicio de la Vega” en 1993  era un teatrino gigante. Los niños hacían muñecos, escribían guiones, representaban y así aprendían la lección del día. Eso lo he hecho siempre con sus variantes, claro. Ahora tengo dos proyectos: Un libro y un trabajo teatral, en ambos las protagonistas son mis muñecas.
4.      Bruno Mateo: ¿Las muñecas artesanales son juguetes o elementos decorativos? ¿Para qué sirven las muñecas de trapo?
Maritza Cabello: Las muñecas son lo que quieras. Son todo. En principio un juguete que fascina a un niño, pero que arranca la bondad de un adulto.
5.         Bruno Mateo: Cuando haces muñecas, en qué piensas. Ellas (las muñecas) ¿sólo son para niñas?    Cuéntame tu fantasía en un mundo de muñecas.
Maritza Cabello: Pienso en materializar lo que veo, lo que me gusta de mi gente. Mi muñeca es una mujer curvilínea, rellenita, acicalada, muy adornada. Es la representación de la mujer venezolana. Cuando las hago converso con ellas, las regaño, las felicito. Entro, tal vez en  el juego que no hice de niña o tal vez juego con la niña que soy.

Ahora la hago madre, embarazada, pariendo o con muchos hijos, pero siempre bella. Sus hijos son producto del mestizaje. Hago escenas que de alguna manera nos representan, según mi criterio.
Las muñecas, que también pueden ser muñecos son para todos. He dictado talleres a niños, niñas, hombres, mujeres y te digo, se han dado casos donde los mejores trabajos son los que hace el sexo masculino adulto.

6.  Bruno Mateo: Quiero agradecer que nos haya regalado un tiempo de tu vida, ¿quisieras agregar algo más?
Maritza Cabello: Sí. Hay algo que me inquieta. Nosotros tenemos una herencia de muñequeras en nuestros pueblos. La muñeca que hacían las abuelas, que eran hechas de retazos y con las características que describí anteriormente. Muchas no usaban ni usan máquina. Las hacen enrolladas o rellenas siempre con trapo. Me preocupa que las sustituyan por esas muñecas tipo  “Fresita” la verdad no tengo nada en contra, también son bellas, pero no son las nuestras. Creo que eso está pasando, porque se ha dejado de enseñar su fabricación. Ya se están yendo nuestras abuelas. Así que decidí dictar talleres para difundirlas y establecer diferencias. Felicito al Estado Falcón que tiene un salón para la muñeca de trapo. Es uno de los Estados que más ha cultivado este arte y apoya las muñequeras de su región.
Agradezco esta oportunidad. Hay pocos espacios para hablar de este trabajo artesanal. Aprovecho para pedir  apoyo a las muñequeras de nuestro país.













Comentarios

Luislis Morales Galindo ha dicho que…
Me encantan las muñecas (y muñecos de trapo) tengo una pequeña colección (que traje conmigo a España) en la que me empeño que se cumpla con lo que dice Maritza: son completamente elaboradas a mano. Por cierto, me alegro de tener una de las muñecas de Maritza en esa colección. Ojalá mi tierra se llene de muñequeros.
grecia ha dicho que…
Felicitaciones Maritza, tus muñecas artesanales son preciosas y me encantaría tener la oportunidad de tomar alguno de tus talleres, favor avisar, me gusta mucho el trabajo de costura a mano.

Entradas populares