Ir al contenido principal

Crónicas margariteñas: Juan Griego

Juan Griego.
por Alexis Alvarado S. (Bruno)
Caracas, enero 2012

Juan Griego tiene un encanto especial para mí, no tiene grandes centros comerciales, y de verdad, salir de Caracas con su Sambil, Millenium, Galerias para ir a meterse a La Vela o el Sambil de Margarita me da como un corto circuito cerebral; por ello, me agrada Juan Griego. Allí encuentras el camino de la fantasía, o sea, el bulevard de tiendas de las “Mil una noche”, no porque te vas a encontrar a Sherezade sino por la cantidad de árabes dueños de tiendas y comercios. Juan Griego, en lo comercial, es territorio del “bueno, bonito y barato”. Al entrar a cualquier establecimiento, ellos hablan en su idioma y si te están mentado la madre, tú ni cuentas te das. Pero, eso no sólo se limita a la “mano invisible” de Adam Smith. ¡Gracias a la Virgen del Valle! Frente a este mini bulevar está la playa, que los caraqueños a la moda no visitan porque no entra en los estándares de la aldea global, llena de embarcaciones y muchas aves de mar revoloteando. La arena es cálida. El agua fría. El sol cae directamente sobre mi cuerpo pálido (ya no tanto). Es una playa familiar. Muchos niños y niñas. Los tipos con una botella de licor en la mano. Eso es característico en la isla. ¡Claro! El licor es barato. Aquí si funciona el puerto libre. El turista se reconoce muy rápido por la vestimenta que lleva. Las mujeres se visten con pareos, lentes de sol que cubren toda la cara, la cartera inmensa con colores, que el comercio, les dice caribeños (amarillo, naranja, azul eléctrico, rojo), unas sandalias estilo romano amarradas casi hasta las rodillas, un sombrero-pamela gigante que parece más bien una sombrilla de playa, y por supuesto, el BB pegado a la oreja. Los hombres usan franelas al estilo Mac Tiger o alusivas a su equipo de beisbol, bermudas que hagan juego, algunos usan medias con zapatos Adidas, Puma, Merrell, otros calzan sandalias Tommy Hilfiger, una riñonera de la misma marca de su calzado, lentes de sol Rayban, Persol, Police, Oklay, la gorra y ¿adivinen qué? el BB. Yo, cual morsa, tumbado en la arena contemplaba el azul del mar uniéndose con el límpido azul del cielo. Así de la nada, aparecen una ristra de niños margariteños, a los cuales no entendía por la rapidez con que hablan, pidiendo dinero. Tengo por convicción espiritual no regalar plata a casi nadie. Estos niños eran bastante insistentes, pero no cedí a su pedidera. Les ofrecí comida a cambio y no me lo aceptaron. Así que seguí en mi contemplación hasta que se hizo las 5 de tarde, hora de ir a comer.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…