martes, 13 de diciembre de 2011

Cuentos de tío tigre y tío conejo.


PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpearlos con una piedra y podrás comértelos. Obteniendo más proteínas de las que te puedo dar.

TIO TIGRE CAE EN LA TRAMPA

Interesado tío tigre exclama: A ver a ver tío conejo, pero yo no sé cómo se hace. Tío conejo con voz emocionada le responde: Yo te enseño tío tigre, solo tienes que sentarte en el suelo, con las piernas bien, bien abiertas. Colocas el almendrón entre tus piernas y golpéala pum con una piedra hasta que saques la almendra. Es sencillo. Inténtalo. Tío tigre confiado se sienta en el suelo y siguiendo las instrucciones de tío conejo PUM... se da con la piedra en sus partes nobles y sale corriendo desesperado gritando de dolor...ay, ay, ay...

SEGUNDO CUENTO: TIO CONEJO Y LAS VACAS

TIO CONEJO EN LA PATA DE UN CERRO

Estaba tío conejo entretenido, royendo una lata de refresco. Cuando de repente aparece tio tigre sorprendiéndolo. Con voz airada le dice: -Ahora si te voy a comer, eleva tu plegaria al cielo majadero. Me vas a pagar la última lavativa que me echaste, con la piedra y el almendrón-. Tío conejo responde, manteniendo la calma y con gran sagacidad:-Pero bueno tío tigre, usted va a preferir comerse este cuero con orejas. Pudiendo escoger entre ese hermoso ramillete de vacas que esta allí arriba del cerro. Si me come, solo seré un insignificante pasapalo ante ese suculento banquete que le espera-.

TIO CONEJO SUBE EL CERRO

Tío conejo, aprovechando la confusión del momento, no lo deja reaccionar, inmediatamente le dice: -Cierre los ojos tío tigre, y abra bien los brazos que yo voy a subir a espantarlas hacia abajo. Espere ahí yo le grito cuando van bajando...espere-. Tío tigre ansioso, cierra los ojos y abre los brazos. Mientras tío conejo sube el cerro y comienza a empujar una gran roca blanca. Con voz aguda y chillona, empieza a gritarle: -Tío tigre, muévase un poquito a la derecha! ahí va tío tigre, ahí va bajando, es una vaca lechera, abra bien los brazos, ahí va... Se escucha un gran estrépito cuando la roca viene rodando. Y de repente se escucha un fuerte chasquido Zas. Se observa una gran polvareda, debajo de la roca yace tío tigre. Todo mallugado y aporreado. Mientras se va escuchando una risita ji, ji, ji que se pierde a lo lejos.

Anónimo: versionado por Daniel Ruiz

4 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias x los cuentos los nesecitaba enserio

Monstruos Unicos dijo...

Muchas gracias por los cuentos!!

Anónimo dijo...

Gracias!!

Anónimo dijo...

GRACIAS!