Ir al contenido principal

Blanca y radiante

Blanca y radiante

Texto: Claudia Czerlowski


El diario íntimo de las aventuras y desventuras de una princesita con madrastra malvada, cazador arrepentido y siete enanitos que se aprovechan de su dudosa ingenuidad. Este relato, irónico y paródico, ganó el Primer Premio del Tercer Concurso Internacional de Cuentos para Niños de Imaginaria y EducaRed.



Martes 20 de mayo

Querido Diario:

¿Recuerdas que te conté anteayer que ese apuesto cazador del bigote oscuro y los brazos musculosos finalmente se atrevió a hablarme? ¡¿Y que me invitó a pasear con él, eso lo recuerdas?! Bueno, yo pensé que mi madrastra nunca lo consentiría, siendo él más rústico que la estopa y yo la distinguida hija de un rey, con la tez blanca como la nieve, los labios rojos como la sangre y el pelo negro como el ébano.
Pero ayer, cuando le pregunté si objetaría que faltase a mi clase de “Bordado de Refranes Etruscos” para pasear con este buen hombre, mi madrastra no dijo ni “chis”.
“Mh. Qué extraño”, pensé yo en aquel entonces. Pero estaba tan emocionada, que corrí a elegir mis mejores ropas y la dejé a solas con su espejo, secreteando como todas las mañanas si el jabalí se sazona mejor con arándanos o chimichurri.
Entonces, al terminar la clase de “Aseveraciones, Complacencias y Mohines Dignos de Princesas II”, partí rauda como una liebre a encontrarme con el lozano jinete.
Mi corazón galopaba a la par de nuestros corceles.
Marchamos a campo traviesa por un buen rato. Los rayos del sol rebotaban en los cabellos claros de su testa varonil. Unas primorosas gotas de intenso sudor perlaban su frente, bozo y tres cuartos de su chambergo, hundiéndose en la tela en caprichosos semicírculos bajo sus axilas. Exudaba, entre otras cosas, una imponente aura heroica.
Nos la estábamos pasando de lo más lindo. Yo le contaba sobre el lote de satín color lavanda que unos mercaderes orientales le obsequiaron a mi padre, el rey, para mi vestido de 15. Él, tímido, balbuceaba deliciosos sonidos guturales cuando, de repente, nos internamos en el bosque prohibido.
“Uy”, pensé yo en ese momento, “¿me habrá traído aquí para confesarme su amor irrefrenable, lejos de miradas curiosas, oídos indiscretos y civilización alguna?”.
Mi vientre gorjeaba de los nervios y un ligero atisbo de hambre (llevábamos cinco horas de cabalgata continua, sin detenernos siquiera para otear el paisaje).
Pero no podía estar más equivocada.
Tras adentrarse en el follaje, mi pretendiente se detuvo en seco.
Ofreciéndome su mano velluda, me invitó a descender del zaino. Y allí, en medio de la arboleda sombría, finalmente se confesó.
No me había invitado a pasear porque estaba enamorado de mí. De hecho, se había casado 43 años ha, tenía cinco hijos, catorce nietos, dos chihuahuas y una cotorrita australiana. Mientras decía todo esto, reconocí con pesar que lo que había tomado por frondosa melena clara no era más que unos ralos islotes de cabello cano, cubriendo un cráneo arrugado, ceniciento y salpicado de verrugas verdosas. Pero eso no era todo: mi madrastra le había pedido una semana atrás que me llevara a lo más espeso del bosque y me matara por ser más linda que ella.
Vaca vanidosa.
Pero el buen hombre no me quería matar. No señor. Con su escopeta cazó un cervatillo y, tras destriparlo, me contó su plan (mientras yo contenía las nauseas ante el macabro espectáculo): Ni bien llegara de regreso al castillo, le mostraría a la reina las vísceras del animal y le diría que ése era mi corazón. (Vale aclarar que el órgano de la pobre bestia triplicaba el mío en tamaño y olía como un demonio). Mi madrastra no notaría la diferencia en absoluto. Seguro que ahora mismo, mientras te escribo estas líneas, la muy presumida se está mirando al espejo preguntándole cómo disimular con afeites y potingues la pelusa que le crece en la barbilla.
Ah. Me olvidaba. Mi parte del plan consiste en ausentarme del reino por un tiempo razonable… 20, 25 años.
Ya hace un buen rato que el cazador partió. En lo que a mí respecta, estoy famélica, atemorizada y furiosa. Como suculento banquete, sólo cuento con un rompecabezas de maicena y dulce de leche que me dejó el cazador (¿a quién se le ocurre guardar un alfajorcito en el bolsillo trasero antes de una cabalgata?). Encima, debo pasar la noche en este tenebroso bosque lleno de alimañas peligrosas y monstruos inimaginables. Y para peor, mi madrastra mandó matarme por ser más linda que ella.
Puerca petulante.
Antes de partir, el cazador me recordó que ni se me ocurra asomar la nariz por el palacio, porque mi madrastra se enojará mucho con ambos: con él por no matarme, conmigo por seguir viva. Creo que el suyo es un consejo acertado.
Qué tragedia, querido diario. Menos mal que te llevo siempre en el morral, ¿qué sería de mí sin ti?

Viernes 23 de mayo

Querido Diario:

Te pido mil disculpas por dejarte en ascuas estos dos días, es que he estado tan ocupada y me han sucedido tantas cosas, que ni tiempo para escribirte tuve.
Después de vagar un día y su noche sin siquiera una brújula, alimentándome de raíces frescas y hongos, llegué a un claro donde se erguía una hermosa cabaña.
Al principio intuí que la misma había sido abandonada, sobre todo por el denso polvo que cubría sus ventanas, impidiendo ver su interior. Sin embargo, al entrar observé una extensa mesa ratona dispuesta para siete comensales en la sala, con graciosas sillitas a su alrededor. Llamé a voces a los inquilinos, pero nadie salió a mi encuentro.
Me adentré con cautela y noté que en el piso superior estaban tendidas en fila siete pequeñas camas, adornadas con almohadones y cobijas a cuadros.
Además, el baño tenía un curioso espejo rectangular, ancho como toda la pared, pero colgado a la altura de mis costillas. Y en un vaso de plástico, siete diminutos cepillos de dientes, uno por cada color del arco iris, se secaban verticales.
Le pregunté al espejo quién habitaba tan acogedora morada, pero éste no respondió.
Agotada de tanto trajinar, decidí echarme una siesta en la cama más cercana a la puerta, para oír a los dueños llegar. Pero se ve que tengo el sueño pesado, porque horas más tarde, al desperezarme, ya no estaba sola… ¡siete pares de ojos me rodeaban amenazadoramente! ¡Pero eso no era todo…! ¡Hacían juego con siete narices, catorce orejas y doscientos veinticuatro dientes!
Lamentablemente, ahora no puedo seguir escribiéndote porque tengo mucho que hacer. Pero, para tu tranquilidad, los dueños de la cabaña parecen amigables y son muy bien parecidos (entre ellos). Luego continúo con nuestras gratificantes conversaciones. Ahora tengo que ir a cocinar para mis bondadosos anfitriones.

D
Domingo 25 de mayo


Queridísimo Diario:

Soy feliz.
En mi vida sentí tanta dicha como en estos últimos días.
Por primera vez soy libre de decir lo que pienso, sentir como siento y hacer lo que quiero… apenas termino todos mis quehaceres.
Ya nunca más “sí, Señor Rey”, “cómo no, Señora Madrastra” o “desde luego, Señores Reyes de comarcas lejanas a quienes acabo de conocer”.
En menos de una semana me despojé de mis pesados atavíos de princesa distinguida. ¡Adiós privilegios! ¡Hasta la vista obligaciones! ¡Chaucito deberes reales!
Finalmente me deshice de los serviles adulones que trabajan para mi padre. Del séquito de nodrizas, cocineras, amas de llaves, tutores y demás lacayos que alivianaban mi existencia. Llegó la hora de saborear la vida como un ser humano común y silvestre… uno que vive rodeado de enanos parias, sin indicios de sociedad kilómetros a la redonda.
Te explico mejor: quienes habitan la cabaña son los Mineros Corazón de Carbón, un grupo de laboriosos hombrecitos poco privilegiados en lo que a estatura se refiere, pero con cabezas grandes como sandías maduras.
El viernes, tras levantarme de la cama con simpáticos golpecitos en rostro, manos y bajo vientre, me invitaron a explicarles el porqué de mi presencia en su acogedor hogar. Entre el humo de una sopa caliente y un sanguchito de vizcacha y queso, les conté mi trágica historia: sobre la triste enfermedad de mi joven madre siendo apenas yo un bebé… que mi padre el rey enviudó meses más tarde… que mi engreída madrastra me detesta por ser tan hermosa… y bla bla bla. (Con un público tan atento me pareció de mal gusto escatimar en detalles y adorné un poco el cuento, salpicando con plagas funestas y muerte de primigenios aquí y allá).
A la altura de mi relato en que fui maliciosamente engañada y llevada al bosque, con la intención de ser asesinada sólo por mi belleza, los tenía a los siete echando moco por narices y bocas. En ese entonces, entendí aquel gesto como un claro signo de emoción, aunque ninguno expresó palabra alguna de conmiseración o empatía. Seguro la timidez les ganó la lengua a los siete.
Así que, adelantándome a su tácita invitación, y para no pasar por descortés, accedí a quedarme en su humilde casita el tiempo que fuera necesario. Pero, eso sí, les aclaré mis intenciones vehementemente. “No se crean que por ser una princesa bella como una flor, suave como el algodón y delicada como un capullo, abusaré de vuestra gentileza y hospitalidad, mis adorables enanitos”, les dije de corazón. “¡Colaboraré en lo que haga falta para alcanzar una armoniosa convivencia, sí señores!”, aclaré entusiasta. “Sepan que soy muy ducha en bordados y manualidades con hilo de oro”, anticipé con un dejo de orgullo, presta a aportar una cuotita de mi excelso buen gusto a la casita de los menudos.
Así fue que los siete me dieron las espalditas y, tomándose por los hombros, se encerraron en un círculo compacto, deliberando detalles que, sospecho, me involucraban. Al darse vuelta, nuevamente, mocos por narices y bocas. ¡¡¡De veras que no sé cómo hago para conmoverlos tanto!!! Si no fuera que me sé una persona sensible, capaz de tocar el más flemático de los corazones, juraría que los muy bajitos lo hacen de puro cochinos.
Entonces, a los diez minutos me vi rodeada de trapos, lampazos, escobas, plumeros, cucharones y ollas que los pequeñines me arrojaron juguetones, desafiando mis reflejos. Por suerte atajé todo en el aire, pese a que juraría que uno de ellos se afanaba por hacer blanco en mi ojo izquierdo. ¿A que son divinos, no lo crees?
Y así he pasado estos dos últimos días: ganándome su respeto, confianza y cariño a base de trabajo duro y corazón blando. Yo los estimo sobremanera, son como tiernos cachorritos de seres humanos.

Lunes 26 de mayo

I ♥ MIS ENANOS
Queridísimo Diario:

Mi nueva vida de ama de casa me hace sentir dichosa, plena, casi enajenada.
Te confieso algo muy privado: hay seis de ellos que me gustan mucho. Lo malo es que, como cada tanto intercambian sombreros, no logro recordar cuál es el que no. Los serafines me repiten sus nombres cada 45 minutos cuando me refiero a ellos como “Enanito de Jardín Nº 4” (cuando le hablo al cuatro, o Nº 2, cuando le hablo al dos).
Lástima que no logro interpretar sus graciosos nombres, porque siempre los pronuncian con la boca llena… ¡Ay estos petisos, son tan lindos! Y cómo disfrutan mis agasajos… es admirable lo apetentes que son pese a sus tamaños. Buscaré la manera de diferenciarlos unos de otros. Quizás por el olor… mh… lo pensaré mejor.

Martes 27 de mayo

Querido Diario,

¡He aprendido tanto estos últimos días, que estoy francamente irreconocible!
¡¿Quién hubiera dicho que poseía dones naturales para las tareas del hogar?! ¡Descubrí que tengo talento para ser cocinera, lavandera, planchadora, barrendera, remendona, jardinera, masajista, barbera, pedicura, afiladora, mecánica y matarife nata! Definitivamente, una no es consciente de sus habilidades hasta que es sometida a prueba por el destino. Adoro mis múltiples facetas, me siento tanto más útil que antes…
Casi no extraño nada de mi antigua vida en el castillo (excepto por algunas menudencias de comodidad, aseo, buenos tratos y pequeños lujillos superfluos).
Mis siete gnomos me hacen sentir tan valiosa y productiva… ¡casi indispensable!
Ay, si los vieras, son tan bonitos… Se disputan mi compañía, mi cariño, mi ración de postre, mis calcetas… Unos me toman de la mano y me llevan hasta la cocina, reclamando otro lechoncito adobado, (tal parece, es mi especialidad). Otros me jalan hasta el dormitorio y me indican que vuelva a tender la cama luego de la siesta, pues aparentemente nadie ajusta las sábanas como yo. Dos más me empujan ansiosamente hasta el baño insistiendo, con esponjas y cepillos, que les enjabone la espalda con mi característica ternura.
Me hacen sentir tan querida… los amo, querido Diario.
Todavía no logré memorizar sus nombres, así que insisto con “Mis enanitos de jardín”.
Creo que a ellos no les simpatiza, no sé por qué.

Martes 27 de mayo, más tarde

Hola de nuevo, Diario.

Sigo sin lograr individualizarlos. Intenté con “Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si” y no funcionó. Sólo uno de ellos se dio vuelta y sospecho que su nombre suena parecido a Lassie, porque giró al final de mi llamado. Sin embargo su mirada denotaba que lo pronuncié mal, porque me agitó su diminuto puño al aire, sosteniendo un zapallito en él. Hasta que no domine sus nombres, continuaré con “Enanitos de Jardín Nº…”, que es un mote tan tierno.
Me voy a dormir a mi catre apenas termine de enjuagar medias, gorros, chalecos y calzones. Luego siguen platos, calderos y sartenes. Se me ha juntado una pila de trastos considerable. Estoy agotada, pero contenta.

Jueves 29 de mayo

Lunes, Martes, Miércoles, Jueves, Viernes, Sábado y Domingo tampoco funcionó.
Siempre confundo Jueves con Sábado.
Ahora todos agitan zapallitos y cebollas cuando los llamo…
¿Querrán que cocine una sopa de verdura, además de las siete tartas de acelga, las quince tiras de asado, las veintidós mazorcas con manteca, las cuatro docenas de empanadas de jamón y queso y los siete flancitos mixtos? Mañana mismo me pongo en campaña.

Domingo 1º de Junio

7 desodorantes
7 postres de chocolate con cereales
7 kilos de queso fresco
7 kilos de mandarinas
7 sachets de leche entera con calcio fortificado ideal para el crecimiento
7 paquetes de salchichas
7 paquetes de pan de pancho
7 pollos
7 paquetes de polenta
1 yogur descremado
(PD: Perdón Querido Diario que te use para tan fútil menester, no hay papel alrededor… entre otras carencias.)

Martes 3 de Junio

Querido Diario,

No estoy segura de estar realmente enamorada de los enanos.
El amor es un sentimiento tan extraño…

Domingo 8 de Junio

Querido Diario,

Quien haya dicho que la felicidad es dulce y corta, se equivocó. De corta no tiene nada, lo sé por experiencia. Vivo rodeada de siete cortos infelices.
No contentos con tenerme de esclava en la cocina, haciendo los mandados, limpiando su casa, almidonando sus uniformes, tendiendo sus camas, planchando sus gorritos (“¡con la punta derecha, no ladeada, princesa consentida!”) ¡¡¡ahora quieren que además les corte las uñas de los pies!!! Eso ya es abuso.
La otra vez me preguntaron por qué tardé tanto haciendo las compras en el mercado del pueblo y ahora me controlan hasta el tiempo que me tomo en cada tarea. Creo incluso que, al irse a trabajar, cierran la puerta desde afuera con llave para que no me escape.
La otra vez, decidí acomodar la vajilla en la alacena alta, por el sólo disfrute de verlos saltar para agarrar un vaso. No funcionó. Ahora beben gaseosa directo de la botella y me hacen tender la mesa a mí sola, sin siquiera ayudar con las servilletas.
¡Quiero a mi mamá! ¡Quiero a mi papá! ¡Hasta quiero a mi madrastra!

Martes 10 de Junio

Querido Diario:

Estoy reconsiderando mis opciones:
Podría huir cuando los siete estén dormidos, quitarme un par de dientes, rasurar mi cabeza y volver a casa como quien no quiere la cosa. Seguro mi madrastra no se opondrá a recibirme en ese estado. O podría mudarme a otro feudo y comenzar una nueva vida. Con tanta experiencia adquirida en esta “plácida” estadía, apuesto a que podré costearme un cuarto en una pensión, trabajando de sirvienta. O quizás alistarme en la Legión Extranjera… si es por una causa noble, los enanos no podrán reprocharme nada.
Oh. Alguien golpea a la puerta. Le diré que se asome a la ventana, porque la puerta… ya sabes. Regreso en seguida.
He vuelto. Era tan sólo una anciana pordiosera vendiendo frutas. La viejecita me contó una historia tristísima sobre plagas funestas y la muerte de su primigenio, para que la compadezca y le compre una manzana. Pobre. Me apiadé de ella. Encima de indigente y fea, tenía una pelusa creciendo bajo la barbilla bastante familiar. Accedí a su oferta sin inmutarme en lo más mínimo. La verdad es que las manzanas se ven deliciosas.
Le compré siete.

Visita la página y coloca tu opinión
http://www.educared.org.ar/imaginaria/biblioteca/?p=358isita

Comentarios

Un corazón enamorado ha dicho que…
Chico pero que tremenda versión. me he divertido de lo lindo, leyendo esta Blanca Nieves del siglo XXI.

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…