Ir al contenido principal

Teatros en Caracas en más de tres siglos.

Esquina El Conde,Caracas 1934



TEATRO ENTRE LAS ESQUINAS DEL CONDE Y LAS CARMELITAS.


En 1783, el Capitán General de Venezuela, Brigadier Don Manuel González Torres de Navarro, hizo a su costa aquel hermoso y cómodo teatro y lo puso a disposición del Ayuntamiento de Caracas, con oficio de 4 de Mayo de 1784, coliseo como aquel lo llamó, en que se paga un real por entrada general. Este teatro estuvo en donde hoy se halla la cochera número 9, de la casa de habitación del General Guzmán Blanco, y en otra casa, número 11, anexa a dicha habitación de aquel general y que es hoy el establecimiento de huéspedes del señor Efraín A. Rendiles.

En 1803 y 1804, respectivamente, asistieron al teatro Francisco Depons, naturalista francés y F. X. Balmis, el introductor de la vacuna en Caracas, entonces; habiéndose puesto en escena, un juguete cómico que compuso Andrés Bello, titulado Venezuela Consolada, que dedicó al Rey Carlos IV. En 1808 se estrenó allí por primera vez en Venezuela una companía de ópera francesa, cuya primera Donna fue la celebre Doña Juana Faucompre, siendo tan del agrado del público aquella función que la ciudadanía a pesar de la epidemia reinante no dejo de asistir a ella. Para aquella época ya el teatro tenía orquesta de aventajados filarmónicos, que para el caso habían aprendido en la escuela que el padre Sojo fundara a fines del siglo pasado con los instrumentos y música de clásicos notables que hizo venir de Europa y que el mismo trajo de su viaje a Roma. La primera crónica teatral salió en Caracas en la Gaceta del 30 de diciembre de 1808, a los dos meses de haberse introducido la imprenta en esta capital. Este teatro del Conde a Carmelitas, sirvió también para cuartel en 1806, 1810, 1811 y 1812, hasta que lo derribó el terremoto; y como luego se acentuara más y más la lucha por la independencia, nade podía pensar en tales espectáculos que pedían tranquilidad, actores y músicos que trabajaran allí por haber sucumbido casi todos para el año 1814 al filo de la espada realista.

TEATRO DEL COLISEO.

Durante el ano de 1820, se presentaron en la casa del respetable señor Ambrosio Cardozo, comedias y otros actos análogos y andando los tiempos, para 1831 construyó este señor el teatro que se llamó Coliseo, el cual estuvo en lo que hoy son las casas 38 y 40, entre las esquinas del Chorro y del Coliseo, o sea, del Dr. Sanavria, denominación que tenía antes de fabricarse el teatro, que le dío nombre a la esquina, como se llama actualmente. Este Coliseo, fue más tarde del señor coronel Juan José Ponce y en el tuvieron lugar comedias, óperas, conciertos y otros actos hasta 1854 que terminó por haber sido sustituido con el teatro Caracas, como veremos.

TEATRO DE LA ESQUINA DE VEROES A JESUITAS.

Entre estas esquinas se encuentran hoy las casas marcadas con los números 22 y 24, que juntas formaron la casa que se llamó de los Jesuitas o del Cuño.
En el período de 1831 a 1836, se presentaron en aquellas gran casa algunas comedias, conciertos y otros actos notables por el estilo.

TEATRO CARACAS.

Lo construyó los señores Martín Tovar Galindo, Pardo y Cia., Kenedy y Cía. Y Fortunato Corvaía, inaugurándose a fines de 1854. Fueron sus constructores el ingeniero Mr. Wilson (inglés), el Alarife Victorio Ponce y Mr. N. P. B. Ulstrup, encargado de los trabajos de carpintería.

A poco de inaugurado se vino al suelo el techo del patio por haberse errado las medidas que se enviaron para traer la armazón de techo, encargándose al afamado Ing. Alberto Loutuwsky para su reposición, costando la obra $37.500
Este teatro fue desde su inauguración muy del agrado del público, por lo céntrico, cómodo, elegante y por las demás condiciones llenas en él.

Desde 1854 hasta 1886 tuvo varios duenos, pero hoy es de los senores Dr. Antonio Ramella, José Bocaranda y herederos del Dr. José Tomás Marquéz, habiéndose gastado para ponerlo en el estado e que se halla, a la altura de la civilización, cerca de $ 100.000, en 43 años que lleva de existencia. El que hizo las últimas reformas fue el aplaudido arquitecto General Juan Hurtado Manrique y los pintores escenógrafos Manuel Otero y Jesús María Rivas, los que antes de estas reformas hicieron los telones de boca del escenario y otras decoraciones.

En este teatro no sólo se pusieron en escena óperas muy buenas desde su inauguración, sino las primeras zarzuelas en 1861; y también en 1873, la primera ópera nacional Virginia, que compuso el célebre maestro José Angel Montero.
Centenares de companías líricas y y dramáticas han trabajado allí, extranjeros, venezolanos; y además ha habido conciertos, veladas y otras diversiones públicas, lo mismo que reuniones políticas, populares, literarias, científicas y, finalmente, se han celebrado actos en honor de maestros próceres.
En 1865 se inauguró allí el primer piano hecho en el país, por el Sr. Lorenzo Rodríguez Colina.

CENTRO DE DOCUMENTACION VIRTUAL DEL TEATRO VENEZOLANO (C.D.V.Te.Ve).

Lic. Yris Navas (IUDET - Producción)
Lic. Lisett Torres Olmos (IUDET - Actuación)
Lic. Narvis Bracamonte (IUDET- Actuación)
Lic. Nestor Villegas (Ciencias Náuticas)
Lic. Moraima Carvajal (Comunicación Social)
Lic. Alberto Figueroa (Abogado - IUDET)
Sr. Pedro López Casuso (Artista - Comunicador)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…