Ir al contenido principal

“Bolívar… La Gloria de un General”

Historia en las tablas.

Del 3 al 27 de Septiembre en el Celarg.



Luego de un exitoso pre-estreno en el mes de mayo y de funciones en el interior del país (Edo. Vargas y Edo. Lara), teatro Municipal de Caracas y Teatro Teresa Carreño, el Grupo Actoral Contratipo trae nuevamente al escenario la historia del padre de la patria: “Bolívar… La gloria de un general” protagonizada por el primer actor Roberto Moll.

Los últimos días de nuestro Libertador y una reflexión sobre lo efímero de la gloria y el poder podrán ser apreciados en esta pieza escrita por Jean Carlos Du Boulay y dirigida por Dairo Piñeres.

“Bolívar… La Gloria de un General” original de Jean Carlos Du Boulay vuelve a escena a partir de este jueves 3 de septiembre bajo la concepción del reconocido director Dairo Piñeres y el Grupo Actoral Contratipo, acompañados de un excelente elenco encabezado por el primer actor Roberto Moll. La Sala 1 del Celarg, será el escenario de este montaje en el cual se presentan los momentos claves en la vida del padre de nuestra patria, su lado más humano y sus encuentros con los personajes que marcaron su existencia: Francisco de Miranda, Antonio José de Sucre, su apasionada amante e intrépida seguidora Manuela Sáenz y su fiel servidor -muy poco mencionado en la historia- José Palacios.

La pieza, que integra inteligentemente aspectos educativos en su desarrollo, resalta el espíritu luchador del libertador, la grandeza de un hombre que a pesar de estar tan cerca de la muerte y de la falta de reconocimiento, seguía esperanzándose con las victorias de sus aliados, quienes aún perseguían su más fuerte sueño: la conformación de La Gran Colombia.

Allí, en su lecho de muerte, Roberto Moll encarna a Bolívar, quien se pasea por innumerables recuerdos de días heroicos que ya no están y que evidencian lo efímero de la gloria y el poder. En “Bolívar…la Gloria de un General”, también se examina la condición humana de un hombre que saboreó la sensación de inmortalidad, recibió todos los honores y luego fue abandonado ingrata e injustamente. Dairo Piñeres, director de la pieza, afirma que se “nos presenta a un Bolívar no sólo heroico sino también humano, y muy cercano a nosotros”.

Un vestuario diseñado y confeccionado ajustándose a los originales de la época y una utilería en su mayoría proveniente de aquellos años, complementan los elementos históricos de esta pieza, en la que se destacan las charreteras auténticas elaboradas en bronce y fibras de oro -que se presume pertenecieron al mismo Libertador- y una réplica de la Espada del Sol que el pueblo del Perú, mediante la Municipalidad de Lima le regaló a Bolívar, en homenaje a la batalla que liberó las milenarias tierras del imperio Inca el 9 de diciembre de 1824.

Completan el elenco Antonio Cuevas como José Palacios, Janset Rojas como Manuela Saénz, Emiliano Molina como Francisco de Miranda y Ernesto Ceballos como Antonio José de Sucre, acompañados por Karla Martínez, Melissa Inojosa, Franklin Álviarez y Omar Vegas.

La cita para disfrutar de “Bolívar…La Gloria de un General”, es a partir del jueves 3 al domingo 27 de septiembre en la sala 1 del Celarg.

En las funciones también se estarán obsequiando libros con la biografía de Bolívar.

Funciones de jueves a sábados a las 8:00 p.m y domingos 6:00 p.m.
Costo de la entrada general BsF. 50,00. Jueves Popular, estudiantes y tercera edad BsF. 45,00.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…