Ir al contenido principal

Los LGBT muestran sus mitos









por Bruno Mateo



Obra: TRANSFOR mitos
Autor: Carlos Sánchez Delgado
Director: Abraham Veronese
Productor: Aníbal Figueroa
Grupo: Pandilla Teatro
Fecha: 11.07.2009
Lugar: Sala FEC (antiguo Teatro Arte de Venezuela y Teatro la comedia) Parque Central. Caracas


Hace mucho tiempo que no asistía a la antigua sala Arte de Venezuela que dirigía Levy Rosell con su grupo- con el cual comencé en el mundo del teatro- posteriormente pasó a ser el Teatro La Comedia a cargo de Natalia Silva y ahora se convirtió en la sala FEC. En este recordado espacio vi el montaje TRANSFOR mitos comedia de Carlos Sánchez Delgado sobre tres transgéneros (transexuales): Minerva, Gorgona y Amaranda (según se lee en el programa de mano) y sus caóticas vidas. El escenario es un bar. La historia es simple. Minerva, es una trans aparentemente virgen y que esa noche se va a casar con un diplomático. Sus compañer@s Gorgona y Amaranda la acompañan junto con un bar tender en tan feliz momento. Sin embargo, el momento se comienza a agriar por discusiones entre ell@s. La obra desemboca en una amarga realidad. Minerva no se casa y Gorgona y Amaranda se horrorizan de tener unas vidas despreciables, aparte de que el bar tender se “suelta el moño” y resulta ser más amanerado que las transgéneros. Todo esto con el acecho de la policía, que es dado en la escena por el sonido de una sirena, episodio típico entre las prostitutas y transexuales y la represión a las que se ven sometidas.

La puesta en escena de Veronese fue llevada al grotesco. Estilo apropiado a la vida de los personajes. La escenografía estuvo limitada en una barra pequeña (lado izquierdo de público) y una mesita hacia la derecha. En la musicalización se utilizó canciones de botiquín (Iris Chacón, Chavela Vargas) y música dance, muy propia de lugares nocturnos gays.

El montaje fue dinámico y lúdico. Considero que fue muy inteligente por parte de la dirección lograr los cambios de ritmos en consideración a los estados de ánimo de los personajes. Creo que el director insertó textos de otros autores. Esto lo digo por el estilo del lenguaje que en algunos soliloquios no parecieran corresponder con el texto de Sánchez Delgado, pero que estuvieron muy acordes con la puesta en escena para acentuar aún más la hipocresía de una sociedad que lleva a estos seres de la noche a vivir disfrazados y revestidos de un mito.

Las actuaciones estuvieron frescas y brillantes. Los tres actores que vi en esa función del sábado 11.07.2009: Anibal Figueroa como Amaranda; Andy Pérez como Gorgona y César Castillo como Minerva lograron cautivar al público. Las personalidades de cada una de las transgéneros fueron muy bien logradas. Las transiciones en tanto los cambios de ánimo en los distintos momentos del desarrollo de los personajes fueron conseguidos. La picardía, lo grotesco, lo grosero, lo alegre y lo triste de los transexuales se dejaron ver durante toda la pieza. En los actores se nota una técnica sólida en las estrategias de la búsqueda de los personajes. Se siente un estudio de las personalidades o tal vez, un acercamiento y conocimiento de la vida de los peyorativamente llamados transformistas.

El grupo Pandilla Teatro, creo que puede calar entre el momificado cordón del sistema teatral venezolano y ojalá logre revolucionar la élite de los grupos de teatro en Caracas y le permitan utilizar las salas disponibles (públicas y privadas) de tan difícil acceso y que ahora son “prestadas”, en casi todos los casos, sólo a gente de la farándula.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…